¿Se ha equivocado Volkswagen con ID.3 por no ser un SUV?

Hace unos días conocíamos todos los detalles del Volkswagen ID.3. El primer coche eléctrico de nueva generación, y el primero desarrollado desde cero para ser eléctrico por parte del fabricante alemán. Un proyecto con una enorme importancia para el futuro del grupo que ha sorprendido a algunos por situarse en un segmento con cada vez menos peso en el mercado, los compactos, frente a una competencia que apuesta por los SUV.

El analista de Jato Dynamics, Felipe Muñoz, ha publicado un artículo en el que indica que posiblemente Volkswagen se haya equivocado a la hora de seleccionar el segmento de su primer coche eléctrico bajo la plataforma MEB. Una base polivalente que permitirá una amplia variedad e modelos, pero que se estrenará en 2020 con un compacto.

Para Muñoz, el ID.3 se tendrá que enfrentar a propuestas más competitivas a nivel comercial, como son el Hyundai Kona y el KIA Niro eléctrico. Dos modelos que en su versión más capaz montará un motor de 204 CV, y una batería de 64 kWh. Algo que le permiten gozar de una autonomía bajo el ciclo WLTP mayor que la del ID.3.

Además se añaden otros factores como un mayor espacio de carga, y el situarse en un segmento que continúa creciendo en Europa como son los SUV compactos.

El Volkswagen ID.3 cumple con lo prometido: tamaño exterior de Golf, espacio interior de Passat

Pero estos son datos que desde Volkswagen conocen perfectamente. Entonces la pregunta es por qué no han optado por un SUV compacto. La respuesta de Muñoz es que se trata de una cuestión de costes. Diseñar y fabricar un SUV eléctrico es muy costoso, por eso han optado por la fórmula de los compactos. Algo que desde Jato Dynamic indican puede ser un problema para Volkswagen.

Según Muñoz «Los compactos no son lo que la gente está comprando en estos momentos, y es un segmento cuyas ventas caen en todas partes. ¿Por qué lanzar un modelo como este cuando los clientes dicen que no los quieren?«.

Opinión

Los datos muestran que hay demanda de SUV eléctricos, como ejemplo las 7.250 unidades que KIA ha vendido sólo en Europa del Niro eléctrico entre enero y julio, y esperan a pesar de las limitaciones que la empresa ha puesto a las entregas en el último trimestre, alcanzar las 12.500 entregas.

Pero a pesar de todo el mercado del coche eléctrico se mueve a una velocidad diferente que el mercado general, y la demanda de todocaminos no capitaliza las ventas, sobre todo por que el cliente tipo sabe que un SUV supone mayor consumo y por lo tanto menor autonomía. Y como ejemplo la lista de ventas que está liderada por una berlina, el Tesla Model 3, que con 41.200 unidades casi dobla al segundo clasificado, que es precisamente un compacto, el Renault ZOE.

Nos tenemos que ir hasta el sexto puesto para encontrar el primer todocamino, el Hyundai Kona, mientras que el propio Niro está en la novena posición. Señal de que si, hay demanda de SUV, posiblemente más de la que la capacidad de producción pueda atender, pero eso no quiere decir ni mucho menos que el mercado se haya volcado totalmente con este segmento.

Otro punto a favor de la decisión de Volkswagen es que ya tienen en el horno su propia alternativa SUV. El ID.4X, que ha sido mostrado en el Salón de Frankfurt, y que debería llegar al mercado a finales de 2020. Siempre y cuando claro, los costes de producción hayan bajado lo suficiente como para convertirlo en un proyecto rentable.

Relacionadas | El Volkswagen ID.3 tendrá un precio de partida de 29.990 euros
Compártelo: