China pone la mirada en los aviones eléctricos para revolucionar su transporte de corta distancia

Mientras que las miradas del mundo y la industria están puestas en el coche eléctrico como la nueva solución para las emisiones y la dependencia energética, en China ya están pensando en un nuevo paso que permitirá reducir todavía más el uso de combustibles fósiles. Hablamos de los aviones eléctricos que en los últimos meses están recibiendo mucha atención por parte de los inversores chinos.

Según los medios del gigante asiático, China ha completado los primeros vuelos de un avión eléctrico de diseño propio, que será la punta de lanza de un despliegue que esperan les permita repetir el éxito vivido por su industria con los coches impulsados por electricidad, realizó su primer vuelo que sentará las bases para el desarrollo de aviones a batería para el transporte de corta distancia.

Este primer prototipo es un modelo de 4 plazas denominado RX4E, que tiene un peso de 1.200 kilos. Una cifra que logran gracias al uso en un 77% de materiales de bajo peso y resistentes, que ha permitido reducir la cifra en la báscula, algo que ayudará a mejorar sus prestaciones. Este modelo cuenta con una autonomía de hasta 300 kilómetros con una sola carga gracias a una batería de 70 kWh.

De momento desde los responsables del proyecto se ha indicado que el objetivo de este prototipo es servir de modelo de pruebas y entrenamiento para futuros pilotos, al mismo tiempo que abrirá las posibilidades de poner en marcha líneas de transporte de corta distancia, así como para vuelos turísticos o actuaciones fotográficas y mapeo del terreno. Todo con un avión más silencioso y con un coste operativo mucho menor respecto a uno convencional.

Las primeras pruebas parece que han sido satisfactorias, lo que abrirá las puertas a múltiples aplicaciones que irán pavimentando el camino hacia el desarrollo de aviones de mayor tamaño y más capacidad de pasajeros, y totalmente impulsados por motores eléctricos.

Un mercado con un enorme potencial no sólo en lo económico, sino también en cuanto a la reducción de ruidos y emisiones contaminantes y es que según la Agencia Europea del Medio Ambiente, las emisiones procedentes de la aviación y del transporte marítimo todavía están en una fase de aumento. En 2050, está previsto que la aviación y el transporte marítimo supongan en conjunto casi el 40 % de las emisiones mundiales de dióxido de carbono.

Algo que hace urgen buscar soluciones que permitan a estos sectores poder frenar su crecimiento y reducir su impacto medioambiental.

Relacionadas | Para la NASA, aviones eléctricos como el X-57 pueden ser un 500% más eficientes que un equivalente convencional

Vía | Xinhua

Compártelo: