Transport & Environment destapa el escándalo de los coches híbridos enchufables y sus emisiones

La electrificación del mercado del automóvil no está pasando por una transición directa al coche eléctrico (BEV), movido exclusivamente por la energía acumulada en su batería eléctrica.

La industria del automóvil acelera una transformación, mal llamada eléctrica, centrada en transformar su propulsión mediante combustión interna en sistemas híbridos que, pese a la aportación de la parte ‘eléctrica’, siguen consumiendo combustibles fósiles y emitiendo gases nocivos para las personas y el medioambiente.

Las cifras de ventas de coches híbridos enchufables (PHEV) en el viejo continente están aumentando, mes a mes, amparadas en una reglamentación y protocolos de homologación de emisiones que arrojan cifras de emisiones que, según Transport & Environment (T&E), no corresponden a la realidad.

Carlos Bravo, responsable de la organización sin ánimo de lucro y políticamente independiente, T&E, para España, resume el estado de la situación:

«Los híbridos enchufables son falsos coches eléctricos, diseñados para las pruebas de laboratorio y para obtener exenciones fiscales, no para una conducción real.»

Fuente: Transport & Environment

El responsable aclara tras evaluar los datos del estudio :

«Nuestras pruebas demuestran que incluso en condiciones óptimas, con una batería a plena carga, estos coches contaminan más de lo anunciado. A menos que los conduzcas suavemente, las emisiones de dióxido de carbono pueden salirse de los baremos. Los gobiernos deberían dejar de subvencionar estos automóviles con miles de millones de euros proveniente del bolsillo de los contribuyentes«.

Durante el estudio realizado con tres los híbridos enchufables más populares del mercado durante 2020: BMW X5, Volvo XC60 y Mitsubishi Outlander.

Los datos tras las pruebas realizadas por Emissions Analytics revelan unas emisiones entre un 28 y un 89% por encima de las anunciadas por el fabricante. Estas mediciones se realizaron en condiciones reales con batería cargada al 100%.

Hasta 12 veces por encima de lo anunciado

Una vez que se agota la batía de estos coches, las cifras de emisiones se dispararon entre tres y ocho veces.

Pero la situación más escandalosa de esta prueba es que cuando se conducen estos vehículos en modocarga de batería’, por ejemplo cuando se pretende acceder a una zona de bajas emisiones de una ciudad, los PHEV llegan a emitir hasta 12 veces más que las cifras presentadas al consumidor.

Durante las verificaciones, los tres coches híbridos enchufables solo pudieron circular de 11 a 23 kilómetros propulsados por el motor de combustión interna antes de superar las emisiones de  CO2 oficiales declaradas.

Desde T&E se advierte del peligro de la propaganda que apuesta por los PHEV como ideales para largos viajes, puesto que estos tienen que cargarse con mayor frecuencia que los auténticos coches eléctricos (BEV).

Los fabricantes culpan al cliente

La industria se defiende de los ataques culpando a los conductores por usar de forma general el motor de combustión interna en sus desplazamiento.

El experto en políticas públicas de ECODES, Cristian Quílez, responde a las acusaciones de la industria:

«Los fabricantes de automóviles culpan a los conductores de las altas emisiones de los híbridos enchufables. Pero la verdad es que la mayoría de los PHEV tienen motores eléctricos poco potentes, motores de combustión interna grandes y contaminantes, y por lo general no pueden cargar rápidamente. La única forma de que estos modelos tengan un futuro es revisando por completo de qué manera justa pueden ser recompensados en las pruebas según la normativa europea sobre emisiones de CO2 para automóviles».

Frente a la estrategia de la descarbonización de la economía y la reducción de emisiones, los fabricantes han tomado una vía que les permita mantener el modelo de automóvil tradicional, adaptado con sistemas híbridos, con el fin de cumplir las normativas.

Relacionadas

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame