¿Puede un Tesla en España salir de su plaza de aparcamiento y recoger al conductor de forma autónoma? (Vídeo)

Una de las funciones más llamativas de cara a la galería de todo Tesla es la opción «convocar» al coche eléctrico de forma remota. Este proceso permite que el conductor ‘llame’ a su vehículo y este acuda a recogerlo, dentro de un parking, de forma totalmente autónoma.

Dentro del paquete Autopilot, Tesla ofrece dos funcionalidades posibles gracias al sistema de visión y sensores base de la conducción autónoma del fabricante estadounidense. Una de ellas es la denominada ‘convocar’, que permite mover el coche hacia adelante o hacia atrás usando únicamente el teléfono móvil.

La segunda y más llamativa se llama en España: «Convocar Mejorado«. Gracias a esta función el propietario puede llamar desde un extremo de un parking a su coche y este recorrerá el mismo hasta llegar al punto donde se ubica el conductor. Todo esto de forma totalmente autónoma.

Dos funciones diferentes

Ambas funciones pueden resultar útiles en determinadlas circunstancias. La primera resulta de gran ayuda en las plazas de aparcamiento en batería estrechas, especialmente en aparcamientos con puntos de carga con cables cortos.

Existen muchas ocasiones donde en función del sentido en el que aparquemos dependerá la posibilidad de cargar o no. Además en determinadas circunstancias puede que una vez dentro de la plaza no sea posible abrir la puerta del conductor. Todo en función de dónde tenga el automóvil el puerto de carga.

Por tanto, cuadrar el coche, descender del mismo y finalizar la maniobra de aparcamiento desde fuera del vehículo puede significar aprovechar una plaza de aparcamiento estrecha y conseguir conectarse a un punto de carga.

Función estrella limitada artificialmente

Pero la función estrella y más llamativa es la conocida como smart summon o convocar mejorado. Con esta un usuario puede llamar a gran distancia a su Tesla y este irá a recogerlo dentro de un aparcamiento que no esté considerado vía pública.

Este sistema es el primer paso de Tesla para entrenar a sus coches para hacer la misma maniobra en sentido contrario. Es decir, la idea es que en un futuro un conductor llegue a un aparcamiento, descienda del coche y el vehículo busque aparcamiento autónomamente.

El problema de esta función que llena de vídeos las redes sociales estadounidenses es que se ha tenido que adaptar a la normativa en vigor en la Unión Europea.

Lamentablemente la conducción autónoma en Europa se encuentra en la actualidad muy limitada por una normativa, que no ha sido capaz de mantener el ritmo de los avances tecnológicos.

Esto ha provocado que un función interesante se convierta, a la hora de utilizarla en la Unión Europea, en frustración y un ejercicio casi absurdo y, en determinadas circunstancias, ridículo.

Limitaciones

El sistema en Europa obliga a mantener una distancia entre el usuario que porta la aplicación de Tesla que gestiona el coche, que permita la conexión vía bluetooth. Por si esto fuera poco el movimiento autónomo del coche se limita a 20 metros como máximo.

Con estas restricciones, llamar al coche para que cuan chofer autónomo acudiera a recogernos se convierte en un juego tipo coche teledirigido a escala real. En realidad, cualquier juguete de niños teledirigido tienen mayor alcance y distancia que la función smart summon.

Desde FCE hemos querido ‘ponernos al volante’ de un Tesla para probar estas funciones en condiciones reales. Para ello no ha sido necesario subirnos al automóvil y en lugar del volante hemos utilizado la app oficial de Tesla, para verificar hasta dónde puede llegar esta funcionalidad en el mundo real.

Los resultados de las pruebas han sido sorprendentes y ponen en evidencia el marketing del fabricante al tiempo que revelan las limitaciones y contradicciones de las normativas vigentes que, en ocasiones, panifican los avances tecnológicos.

Compártelo: