Alpine 5: el sustituto del Clio RS será un hot hatch eléctrico de 217 CV derivado del Renault 5

A finales de 2023, Renault presentará un remake eléctrico de uno de sus clásicos más recordados, el R5. Este simpático utilitario del segmento B regresará con un único objetivo: hacer que el coche eléctrico sea asequible para el grueso de la población europea. Por ello, su precio de partida rondará los 20.000 euros antes de ayudas.

Esto será posible gracias al uso de la plataforma modular CMF-BEV, pues al compartir el 50% de sus piezas con la CMF-B de los Clio y Captur térmicos, los coches basados en ella serán un 33% más baratos de fabricar que el actual ZOE, que parte de algo más de 30.000 euros. Dentro de la gama Renault, sustituirá tanto al Twingo E-TECH Electric (por precio) como al ZOE (por tamaño).

El renovado R5 tendrá un motor de 136 CV (100 kW) fabricado en Cléon (Francia), mientras que sus baterías NCM serán producidas por Envision AESC en Douai (Francia), cerca de la planta en la que se ensamblará el propio vehículo. De acuerdo con la firma del rombo, la autonomía de este modelo será de unos 400 km WLTP.

Gilles le Borgne, vicepresidente ejecutivo de ingeniería de Renault, ha confirmado ahora que además de esta versión de 136 CV también existirá una variante más deportiva del R5, la cual se encuadrará dentro de la gama del fabricante Alpine (recordemos que a partir de ahora la firma normanda se especializará en el desarrollo de vehículos eléctricos de altas prestaciones).

El Alpine 5 será un Renault 5 hipervitaminado

Le Borgne también ha revelado que este «Alpine 5» reutilizará el motor del Renault Megane E-TECH Electric, el cual rendirá 217 CV (160 kW) y 300 Nm. Aunque el ejecutivo ha anunciado que este hot hatch de tracción delantera tendrá los ejes y la carrocería ensanchados respecto al R5 convencional, no ha dado detalles relativos a su fecha de presentación, si bien no debería demorarse mucho respecto a la versión Renault.

Estéticamente podemos esperar que cuente con aditamentos como unos faros suplementarios y un alerón de grandes dimensiones, mientras que el rombo de Renault podría ser suprimido y sustituido por la denominación «ALPINE». A nivel de chasis el Alpine 5 se beneficiará de la dilatada experiencia de la desaparecida Renault Sport en la creación de hatchbacks picantes. Por el momento se desconoce la capacidad que tendrán sus baterías, aunque posiblemente disponga de un pack de mayor capacidad que su hermano de Renault.

El Alpine 5 será heredero de la saga iniciada por los R5 Alpine y R5 Alpine Turbo (vendidos como R5 Copa y R5 Copa Turbo en España) en los años 70 y 80, a los que siguieron los Supercinco GT Turbo, Clio 16V/Williams y Clio RS. Así, el Alpine 5 vendrá a relevar al discontinuado Clio RS de cuarta generación (en su momento se descartó el lanzamiento de una variante RS del Clio de quinta generación por las nuevas normativas de emisiones). Posiblemente también muestre algunos guiños estéticos a los monstruosos R5 Turbo y Clio V6 de motor central.

Relacionadas | Nuevas fotos espía del Renault Megane E-TECH Electric

Compártelo: