El CEO de Volkswagen cree que la mayoría de puestos de trabajo sobrevivirán a la transición al coche eléctrico

La transición al coche eléctrico es imparable: hace apenas unos días, la Unión Europa anunció que a partir del año 2035 la venta de automóviles nuevos con motores de combustión interna quedará prohibida en el viejo continente. Muchos han advertido de que esta profunda transformación podría provocar estragos en la industria automotriz europea, amenazando la continuidad de miles de puestos de trabajo.

Sin embargo, Herbert Diess (director ejecutivo del Grupo Volkswagen) se ha mostrado en contra de «dramatizar las consecuencias laborales» asociadas a la adopción masiva del coche eléctrico en una reciente entrevista. «Todos los escenarios negativos que a veces se dibujan son exagerados», afirma el ejecutivo.

«Para fabricar muchos coches, todavía se necesitará a mucha gente en [el área de] producción en 2030. Y muchos estarán haciendo trabajos muy similares a los que están haciendo hoy. Quizás [todo esté] más automatizado, pero esencialmente seguirá siendo producción», añade Diess, que se ha convertido en uno de los principales defensores de la tecnología eléctrica dentro de la industria alemana.

«Por supuesto que creceremos en el área de software con nuevos empleados. Pero a diferencia de las industrias de rápido crecimiento, el cambio en la industria automotriz requerirá mucho tiempo. Dos ciclos de vida de modelos son 15 años para nosotros. Tesla está donde está a día de hoy después de 15 años de arduo trabajo.

«Hay críticos que hablan del clima, pero en realidad están en contra del automóvil, en contra de la movilidad individual»

Como proveedor de gran volumen con economías de escala, el Grupo Volkswagen puede tener un poco más de tiempo para adaptarse que otros. Pero tampoco demasiado. Si lo hacemos bien, podremos salvar con seguridad la gran mayoría de los puestos de trabajo, creciendo en determinadas zonas y reduciendo nuestro tamaño en otras.

El 70% de los proveedores no notarán esta transición. Los asientos seguirán siendo asientos, el acero seguirá siendo acero, las ruedas seguirán siendo ruedas, los frenos seguirán siendo frenos. Aquí también se está sobrestimando el cambio. Un motor tiene un tiempo de producción de alrededor de una hora en nuestra casa, en comparación con las 20 a 30 de un vehículo.

En unos años podrás conducir un SUV con la conciencia tranquila. Hay críticos que hablan del clima, pero en realidad están en contra del automóvil, en contra de la movilidad individual. Pero [con la electrificación] se vuelve mucho más seguro, se vuelve más ecológico», concluye el ejecutivo en referencia a los activistas y políticos que se muestran en contra del automóvil, indistintamente de si es térmico o eléctrico.

Fuente | F.A.Z.

Relacionadas | Herbert Diess, CEO de Volkswagen, critica con dureza la red de carga IONITY

Compártelo: