El Renault ZOE se actualizará en 2022 para mejorar sus resultados en EuroNCAP

La semana pasada, la imagen de Renault como marca pionera en materia de seguridad recibió un duro golpe: la firma francesa, que hace veinte años se convirtió en el primer fabricante del mundo en lograr cinco estrellas en los crash test de EuroNCAP con el Laguna II, ha visto como dos de sus eléctricos estrella suspendían estrepitosamente los test del organismo europeo.

El Dacia Spring, su ambicioso urbano eléctrico low-cost, recibió tan solo una estrella. Dentro de lo que cabe, este resultado era el esperado por muchos, pues el rumano no deja de ser una versión electrificada del Renault Kwid, un modelo de bajo coste muy rudimentario que lleva a la venta en mercados como India desde el año 2015.

Mucho más inesperado ha sido el calamitoso resultado del ZOE, que en el año 2013 consiguió cinco estrellas… y en 2021 se ha quedado con cero. Lo cierto es que, mientras que EuroNCAP endurece sus estándares de forma continua, el ZOE apenas ha cambiado desde su presentación en el año 2012, lo que explica parcialmente su desastrosa actuación.

Sin embargo, el envejecimiento del ZOE no es el único responsable de los malos resultados, pues Renault ha suprimido el airbag lateral de cabeza/tórax y lo ha sustituido por uno que solo protege el tórax, algo que le ha pasado factura en las pruebas de impacto lateral y le ha valido las críticas generalizadas de los medios especializados.

Renault no reintroducirá el airbag lateral completo

Renault justifica su decisión afirmando que, cuando en 2017 se comenzó a desarrollar el restyling del ZOE, se decidió suprimir el airbag completo debido a que los datos procedentes del Laboratorio de Accidentología, Biomecánica y Comportamiento Humano que opera conjuntamente con Stellantis mostraban que ninguno de los 300.000 ZOE en circulación en ese momento había sufrido un impacto lateral contra un poste. Sin embargo, tras los resultados de EuroNCAP la compañía ha admitido que fue una decisión equivocada.

Tras conocerse la mala nota obtenida por el ZOE, no han tardado en surgir rumores que apuntan a que Renault podría discontinuar su venta el año que viene, sustituyéndolo indirectamente por el Megane E-TECH Electric. Sin embargo, todo parece indicar que finalmente su producción se extenderá (como estaba previsto) hasta 2024, año en el que será sustituido por el nuevo R5 eléctrico.

Dado que el ZOE continúa siendo uno de los coches eléctricos más vendidos de Europa (a pesar de su veteranía actualmente se mantiene en tercera posición, solo por detrás de los Tesla Model 3 y Volkswagen ID.3), así como un modelo clave para Renault, la marca ha decidido actualizarlo de cara al año 2022 para mejorar sus índices de seguridad.

Aunque el airbag de cabeza no volverá, Renault ha confirmado que el asistente de frenada de emergencia pasará a ser de serie en toda la gama a partir de marzo de 2022, lo que debería permitir al ZOE mejorar sus resultados en EuroNCAP, pues la falta de ciertos asistentes a la conducción como parte de su equipamiento estándar también penalizó su nota final.

Fuente | Auto Motor und Sport

Relacionadas | El 2022 puede ser el último año del Renault ZOE en el mercado

Compártelo: