¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Ante las pérdidas millonarias con sus coches eléctricos, Ford recorta los pedidos de baterías con sus proveedores

Ford es una de las marcas generalistas occidentales que más está sufriendo en los últimos tiempos con su línea de negocio de coches eléctricos, la conocida como ‘Ford Model e’. Ellos son solo un fabricante más de los que ha reconocido que retrasarán sus planes de lanzamiento de sus coches eléctricos por la inesperada baja demanda de este tipo de vehículos.

Pero es que además se están dando a conocer datos económicos preocupantes en el seno de la marca norteamericana. Por ejemplo, que esta división concreta de vehículos eléctricos tendrá unas pérdidas de unos 5.500 millones de dólares este año. Por cada coche eléctrico que Ford vende, la marca ha perdido 122.000 dólares durante el primer trimestre.

Y todo esto, después de que se anunciasen los retrasos de alrededor de 12 mil millones de dólares en gasto para coches eléctricos, después de recortar la producción de la F-150 Lightning, de hacer movimientos y ajustes de plantilla, de reducir el tamaño de la futura fábrica de baterías en su país… Las ventas de eléctricos en Estados Unidos, por ejemplo, han crecido, pero muy, muy lejos de los datos que se esperaban y partiendo de una base ya relativamente pequeña.

Gama de turismos eléctricos de Ford

La tendencia en los próximos meses promete no mejorar: solo en el primer trimestre de este 2023, las pérdidas de la línea ‘Ford Model e’ han duplicado a las del mismo período del año pasado. «Es el principal obstáculo para toda la empresa en este momento», así de crudo se refiere el CEO de Ford, Jim Farley, a su división de coches eléctrico, hasta el punto que dichas pérdidas están cerca de eliminar las ganancias que se obtienen por su división ‘Ford Blue’ con los motores de combustión.

Por este motivo, y según las últimas informaciones de Bloomberg en Estados Unidos, Ford está recortando los pedidos de baterías a sus proveedores. La marca del óvalo mantiene, eso así, sus asociaciones con SK ON y LG Energy Solution, en Corea del Sur, y con CATL en China. Estas marcas, en general, viven su particular dolor de cabeza ante las crecientes noticias de las marcas occidentales de retrasar sus planes de electrificación.

Los fabricantes de baterías ya lidian con problemas de acumulación de inventario sin vender, mientras la cadena de suministro y el precio de los metales clave en la producción de baterías también se está viendo afectado, hasta el punto de que están provocando el cierre de minas.

No obstante, Ford ya anunció recientemente su intención de acelerar el desarrollo de coches eléctricos más baratos, con precios que ronden los 25.000 dólares. El primero, no obstante, no llegaría hasta finales del 2025. Mientras tanto, la marca se ve obligada a bajar precios «dramáticamente» por la creciente oferta y la guerra de precios en el sector.

Ford abre la puerta al regreso de los Fiesta y Focus como coches eléctricos

«Nuestro objetivo es eliminar la mayor cantidad de costos posible este año en el Modelo e y todo con el espíritu de avanzar hacia ese margen de contribución positivo», reconoció el director financiero de Ford, John Lawler. «Ford Model e tiene que valerse por sí solo. Tiene que ser rentable y proporcionar un retorno del capital que estamos invirtiendo».

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame