¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Lo peor de los dos mundos. 11.000 euros para reparar un híbrido enchufable de BMW

Los híbridos enchufables han sido catalogados por muchos como «lo mejor de los dos mundos«. Una alternativa que ofrece autonomía limitada en modo eléctrico, para el día a día, y un sistema de combustión para cuando no sea suficiente. El problema es que de la teoría a la práctica hay una buena diferencia como demuestran los diferentes estudios sobre consumo y emisiones reales, a lo que se suman los astronómicos costes de reparar estos modelos que combinan realmente «lo peor de los dos mundos«.

Un ejemplo nos llega desde el taller de EV Clinic, una startup croata especializada en la reparación de coches eléctricos e híbridos, que ha recibido un BMW G30 eDrive Hybrid del 2018, que después de 150.00 km ha visto como su batería fallaba.

El problema se ha originado en un error en el sistema de climatización de las celdas, que ha provocado un sobrecalentamiento y el hinchado de algunas de estas celdas. Unas baterías de pequeña capacidad que tienen que enfrentarse a unas tasas de descarga muy elevadas, soportando tanta potencia de salida como la de una batería de un coche eléctrico convencional, con tres o cuatro veces menos capacidad.

Los responsables de la reparación indican que esto tiene como resultado que cada kilómetro en modo eléctrico daña el pack de baterías cuatro veces más rápido que en un coche eléctrico. Algo que se traduce que estos 150.000 km que ha logrado soportar el BMW, habrían sido 600.000 km en un coche eléctrico medio.

Además, el sistema está diseñado para no poder sustituir los módulos dañados como sucede habitualmente, y a pesar de su pequeña capacidad, 9 kWh brutos, es necesario cambiar todo el pack, lo que tiene un coste de 11.000 euros.

Según los responsables del taller, este modelo es un ejemplo perfecto de lo absurdo que puede llegar a ser un sistema híbrido enchufable, que ,además de la contaminación del motor diésel o gasolina, con sus cambios de aceite y otros mantenimientos, también se generan residuos debido a un diseño deficiente del sistema eléctrico.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame