El Mercedes Clase B F-Cell del ministro alemán Winfried Kretschmann

El Mercedes Clase B F-Cell como coche oficial


Winfried Kretschmann-mercedes-b-class-f-cell

Advertisement Advertisement

Winfried Kretschmann, presidente de la región alemana de Baden-Wurtemberg, usará un Mercedes Clase B F-Cell como coche oficial, un modelo propulsando por una pila de combustible de hidrógeno. El político alemán se moverá con este vehículo para sus desplazamientos públicos en Berlín, y lo hará como una forma de promocionar los sistemas de transporte alternativos.

Este Mercedes cuenta con un depósito de 700 bares que le proporcionan una autonomía de 400 kilómetros con cada carga. Una de las principales características es que no necesita prolongados periodos de tiempo para recuperar este alcance, y en apenas 3 minutos podrá repostar por completo.

 

Resulta curioso ver como la pila de combustible de este Mercedes Clase B F-Cell lleva en desarrollo desde el 2010. En este tiempo las 300 unidades ensambladas de este prototipo han recorrido un total de 9 millones de kilómetros.

A pesar de esto, de momento Daimler no parece tener la prisa de Toyota o Hyundai para poner en el mercado su propuesta. Si 2015 parecía la fecha señalada para el debut de los alemanes, hace pocas semanas fuentes del fabricante aseguraban que el primer modelo a hidrógeno llegaría un poco más tarde, pero sin concretar fechas.

El principal problema es la falta de infraestructuras de repostaje, aunque ya se están moviendo los hilos para su levantamiento. Mercedes, junto a sus miembros de la asociación H2 Movility, invertirán 350 millones de euros en Alemania para poder pasar de las 15 hidrogeneras operativas actualmente, a unas 400 en un plazo de tan sólo 10 años.

Para ello Mercedes se ha buscado a unos socios bastante llamativos con los que ha formado la H2 Movility y donde podemos encontrar a Air Liquide, Linde (fabricante de gases industriales) pero también las petroleras Shell, Total y OMV. Un lobby que estamos seguros comenzará a ejercer su presión para lograr que la pila de combustible se convierta en una alternativa a medio y largo plazo.

Y ahora que cada uno saque sus conclusiones.

Vía | Greencarcongress

 



tienda cargador coche eléctrico
Compártelo:

6 comentarios en «El Mercedes Clase B F-Cell como coche oficial»

  1. con un poco de suerte reventarán llevándose unos cuantos por delante del parlamento europeo, que es donde van todos los enchufados de turno a cobrar por no asistir si quiera a las reuniones

    Responder
  2. últimamente se ven por aquí muchas noticias sobre el hidrógeno, está claro que Shell, Total y demás van a apretar para no perder ni un ápice de su pastel.

    Responder
  3. Como van asomando las orejitas los lobbies del hidrógeno.
    Estaba pensando algo parecido a whizzer_14, sin ir tan lejos, pero como tenga la mala suerte de explosionar ese coche, el hidrógeno lo tendrá crudo.

    Responder
  4. Lo que hace ese tipo es una patraña. No promociona alternativas de movilidad sostenible porque esos vehículos solo existen en pruebas. Si quiere promocionar movilidad sostenible que circule en un vehículo eléctrico que ya tiene unos cuantos fabricados por sus marcas.
    Lo que está haciendo es prestarse al lobby fósil y servir como punta de lanza de la campaña que preveo asfixiante en favor del hidrógeno. Durante los próximos años veremos que nuestra ropa sale más limpia con hidrógeno, que se puede hidrogenar el agua para cocer mejor y más rápido la verdura, que respirar hidrógeno limpia el organismo…
    Me veo en la clandestinidad con el Leaf.

    Responder
  5. Ya es casualidad no haber visto un solo modelo de coche a hidrógeno de dudosa estética… mientras recuerdo decenas y decenas de modelos eléctricos que daban pena y te hacían pensar que faltaban 50 años aún para que llegasen a considerarse un coche xD

    Yo solo espero que triunfe el sentido común, por que ya me he topado con más de un desinfomado defendiendo al hidrógeno a capa y espada y por supuesto desconociendo (o bien ocultando) totalmente sus pegas…

    Responder
    • es que los eléctricos los limitan o por su belleza o por sus prestaciones. Ahí tenéis el Leaf, cuya estética ha estado en tela de juicio mil veces; ahí tenéis al Volt, 4 plazas y 60 km de autonomía; ahí tenéis al i3, medio-puertas detrás y 4 plazas, etc, etc. Y el único que vale la pena, y ya sabemos todos cuál es, vale como 60.000 euros

      Responder

Deja un comentario