Volvo registra las denominaciones XC60 B4 y B5, que podrían hacer referencia a versiones 100% eléctricas

Volvo registra las denominaciones XC60 B4 y B5, que podrían hacer referencia a versiones 100% eléctricas


Volvo está apostando con fuerza por la electrificación de su gama. El fabricante sueco es una de las marcas que más ambiciosas están siendo en la transición desde los motores térmicos a las baterías: para el año 2025, no ofrecerán motores sin electrificar, y para esas mismas fechas, planean que la mitad de sus ventas totales se correspondan con coches 100% eléctricos.

Advertisement Advertisement

Por lo pronto, el nuevo S60, su berlina media del segmento D, ha sido lanzado sin motores diésel. En su lugar, la berlina contará con una gama formada por motores gasolina, micro-híbridos (mild-hybrid) e híbridos enchufables (actualmente, cuenta con tres versiones PHEV, con los motores T6, T8 y T8 Polestar Engineering). Lo más probable es que a partir de ahora todos los nuevos modelos de Volvo prescindan de los motores diésel, cuyo desarrollo ha sido paralizado.

La estrategia de electrificación de Volvo se basa en el uso de dos plataformas modulares capaces de adaptarse a motores de combustión, híbridos y 100% eléctricos: la MCA (destinada a la gama «40», del segmento C) y la SPA (destinada a las gamas «60» y «90», de los segmentos D y E respectivamente). El primer modelo 100% eléctrico de Volvo llegará en 2019, y será una versión del SUV XC40. En 2021 se unirá a él una versión eléctrica del XC90.

Tampoco podemos olvidarnos de Polestar, la marca de altas prestaciones de Volvo, que lanzará el año que viene el Polestar 2, un sedán basado en la plataforma MCA 100% eléctrico que competirá con el Tesla Model 3. Tras él llegará el Polestar 3, que estará basado en la plataforma SPA (probablemente sea hermano del XC90 eléctrico) y que competirá con el Tesla Model X.

La gama de motores actual de Volvo tiene un sistema de denominaciones bastante sencillo. Los motores de gasolina, todos dotados de turbocompresor, reciben el nombre T (por turbo): T4, T5, T6, T8… Los números hacen referencia a su mayor o menor potencia, siendo el T5 más potente que el T4, pero menos que el T6. Si además son híbridos enchufables, se añade la denominación Twin Engine (T8 Twin Engine). Los diésel por su parte utilizan un sistema similar a los gasolina: D3, D4, D5…

Ahora, parece que Volvo ha encontrado la forma de identificar a sus modelos 100% eléctricos: acaba de registrar las denominaciones XC60 B4 AWD y XC60 B5 AWD. Dos nombres, B4 y B5, que hacen referencia a «battery», o batería. Por lo que se puede deducir de esta filtración, el SUV medio de la marca será también uno de los primeros modelos en electrificarse, lo que nos dejará una completa gama de todocaminos 100% eléctricos (XC40, XC60 y XC90). Además, la presencia de la denominación AWD hace referencia a que contarán con tracción total, por lo que probablemente tengan un motor eléctrico por eje.

No está claro si los números 4 y 5 hacen referencia a una diferencia de potencia o en la capacidad de sus baterías. Lo más probable es que sea una mezcla de ambas, y que la marca trate como versiones diferentes a las distintas configuraciones (por ejemplo: 300 cv+60 kWh = B3; 300 cv+90 kWh = B4; 400 cv+60 kWh = B5; 400 cv+90 kWh = B6; etc), si bien hasta el año que viene no lo sabremos a ciencia cierta.

Fuente | Carscoops


puntos de carga

Compártelo:

Deja un comentario