¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Xpeng muestra el potencial de los nuevos fabricantes chinos con la apertura de su moderna fábrica

Las startups chinas que han apostado todo por el coche eléctrico empiezan a pasar de ser una lejana curiosidad, a transformarse en modernos fabricantes sin lastres que navegan a toda velocidad para hacerse un hueco en un mercado cada vez más grande. El último ejemplo es el de Xpeng, que esta semana ha mostrado por primera vez su nueva fábrica que sin duda es un aviso de lo mucho que están creciendo estas nuevas marcas.

Esta instalación está situada en la localidad de Zhaoqing, provincia de Guangdong, y se ha instalado en una parcela de 200 hectáreas, dotadas de hasta 100 instalaciones diferentes de producción, con unas líneas de montaje automatizadas donde los protagonistas son 264 robots que dan forma a los vehículos.

Cuenta con todo lo necesario para ensamblar los nuevos vehículos, incluyendo un taller de estampación donde han instalado una gran prensa industrial automática de 6.000 toneladas, capaz de sacar adelante 12 piezas por minuto y con una precisión de 0.1mm.

Por su parte la zona de soldadura está equipada con 210 robots industriales ABB que realizan múltiples procesos que incluyen pegado, soldadura y remachado de placas de aluminio. Unos robots que según el fabricante logran un ahorro de energía del 30%.

Cuenta también con instalación de ensamblado de baterías, mientras que las celdas serán suministradas por CATL. Una línea de producción flexible AGV, que combina sistemas visuales de alta precisión y robots para ejecutar incluso las operaciones más delicadas. El sistema inteligente se encarga de realizar las pruebas correspondientes con el fin de que cada pack cuente con el ensamblado perfecto, lo que incluye realizar 198 pruebas fuera de línea y 89 pruebas de rendimiento de la batería, incluyendo el aislamiento, el rendimiento del estado de carga y los sistemas de gestión de la batería. Todo para garantizar que cada pack de baterías cumpla con el certificado IP68.

Otra de las claves es que a pesar de ser una fábrica altamente automatizada, sigue siendo necesaria la presencia de un número de operarios y de ingenieros. Un perfil que Xpeng ha querido completar con personal con experiencia, y de esa forma el fabricante indica que el 74% de los ingenieros tienen 5 o más años de respaldo trabajando en la industria del automóvil, mientras que el 78% proceden de otros fabricantes de coches.

Gracias a esta apuesta, Xpeng se ha convertido de momento en el único fabricante independiente de coches eléctricos en contar con una fábrica propia, siendo la tendencia el alquilar espacio en las líneas de producción de los grandes grupos.

El resultado es un fabricante que a pesar de su corta vida, está acelerando de forma implacable y que ya cuenta con dos propuestas en el mercado chino. El SUV G3, que ya está en Europa con la distribución en Noruega, y el espectacular P7. Una berlina que se ha convertido en el modelo con más autonomía de China, con 706 kilómetros bajo el formato usado en este mercado y que cuenta con avanzadas tecnologías con un sistema de conducción autónomo de nivel 3.

Relacionadas |  Ya está a la venta en China el Xpeng P7. Hasta 706 km de autonomía y precios desde 29.900 euros

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame