No, los combustibles sintéticos en los automóviles no tienen ni sentido económico ni ambiental según T&E

Con la revisión de las normas de emisiones de CO2 de la UE para automóviles y furgonetas programada para junio de 2021, algunos, en particular la industria del petróleo y el gas y los proveedores de automóviles, están abogando por agregar créditos de CO2 para biocombustibles avanzados y combustibles sintéticos a las normas para vehículos.

El nuevo análisis de Transport and Environment (T&E) muestra por qué esto no es creíble, ni desde un punto de vista ambiental ni económico.

Fuera de las tecnologías compatibles con el Pacto Verde para descarbonizar los automóviles (baterías sostenibles, hidrógeno verde y combustibles electrónicos renovables), electrificar los automóviles directamente utilizando baterías es, con mucho, la vía más eficiente con cero emisiones para conseguir descarbonizar al automóvil.

Cinco veces más energía

Conducir un automóvil con combustibles sintéticos, de nueva generación o conocidos también como e-fuel, producidos a partir de electricidad renovable requeriría cerca de cinco veces más energía que cuando se conduce un vehículo eléctrico de batería (BEV).

Un análisis adicional en este documento ahora muestra cómo el coche eléctrico, tanto en costos como en emisiones del ciclo de vida, superan con creces a los automóviles de gasolina con combustible sintéticos y otras alternativas.

El análisis del coste total de propiedad (TCO) de T&E muestra el alto precio apagar por operar un vehículo convencional que funciona con combustibles sintéticos supondrían una carga de costos para el conductor europeo promedio.

Para los automóviles nuevos y de segunda mano en 2030, la prima del TCO por hacer funcionar un automóvil con e-fuel en comparación con un coche eléctrico es de 10.000 euros, o un 43% más caro para un conductor promedio.

El TCO de operar un automóvil de gasolina existente con combustibles sintéticos aún sería un 10% más alto que comprar un automóvil eléctrico con batería nueva, lo que hace que el e-fuel sea una opción inaccesible e inadecuada para la flota existente.

Más caro también para los fabricantes

Los combustibles sintéticos también serían la ruta de cumplimiento de emisiones de CO2 más cara para los fabricantes de automóviles. Costaría a los fabricantes de automóviles alrededor de 10.000 euros en créditos de combustible por la cantidad de gasolina sintética necesaria para compensar las emisiones de un automóvil de gasolina eficiente comercializado en 2030.

Por otro lado, el costo de un coche eléctrico podría caer a los 3.000 euros en 2030, más de tres veces menos de lo que los fabricantes de automóviles pagarían por créditos de combustible.

Con los coches eléctricos alcanzando la paridad de costos con ICE a mediados de la década de 2020, producir un vehículo eléctrico con batería en lugar de un automóvil de gasolina requiere mayor inversión adicional.

Por tanto, la ruta del combustible sintético, o e-fuel, pondría en riesgo la competitividad de la industria automovilística europea, ya que desviaría grandes inversiones de la transición a la movilidad.

Resumiendo, la idea de impulsar automóviles con e-fuels no tiene credibilidad económica, ni desde la perspectiva de los conductores, ni desde el ángulo de cumplimiento de los fabricantes de automóviles ni desde la economía en su conjunto, según T&E.

Para los autores del estudio, permitir créditos para los e-fuel solo aumentaría el coste de la descarbonización y retrasaría la inevitable transformación hacia una movilidad eléctrica asequible.

Fuente |  Transport and Environment 

Compártelo: