Según Consumer Reports, el Nissan LEAF de ocasión tiene cero gastos de reparaciones y mantenimiento

La revista de la asociación de consumidores de Estados Unidos, Consumer Reports, ha realizado una encuesta entre sus socios para saber los gastos de reparación o mantenimiento que habían tenido sus vehículos en el último año. Modelos con 10 años que han puesto sobre la mesa el potencial del coche eléctrico, con el Nissan LEAF como claro dominador de esta encuesta.

Y es que como decimos, no se trata de un estudio, sino de preguntar directamente a los propietarios cuánto se han gastado el último año en sus modelos usados. Unas respuestas que han mostrado como el Nissan LEAF apenas ha provocado ningún coste a sus propietarios en los últimos 12 meses, y también el dolor de cabeza para los que han optado por un BMW de combustión, que a los 10 años se han convertido en una fuente de gastos.

Desde CR se indica precisamente la cuestión del bajo coste de mantenimiento que ofrecen las marcas en los primeros años, para luego disparar estos costes cuando el coche ya tiene unos años. Una forma de mantener contento a los clientes de unidades nuevas, a costa del bolsillo de los que optan por una de ocasión.

En el caso del Nissan LEAF, destacan que a pesar de no ser un coche que ofrezca unas prestaciones dinámicas destacables, ni un coste de propiedad demasiado competitivo por culpa de su elevado precio de compra, si se ha colocado como imbatible en el coste operativo, principalmente entre los que hayan esperado y adquirido una unidad de ocasión.

 

En Estados Unidos, las unidades de primera generación ya cuentan con unos precios que han caído de forma notable, tanto por el paso del tiempo, de los kilómetros, la evolución del sector, pero también los problemas con la degradación de su batería. Algo que supone que un interesado en un LEAF del 2011 o 2012 tenga alternativas desde poco más de 3.000 dólares.

 

En el lado negativo está precisamente la degradación de su batería. Según cuentan os propietarios, un LEAF de ocasión no es un coche para alguien que tenga que hacer muchos kilómetros. Bajo el ciclo EPA, y a estrenar, el LEAF de primera generación lograba apenas 121 kilómetros EPA. Cifra que ha ido bajando de forma paulatina con la pérdida de autonomía.

Si echamos un vistazo a las webs de ocasión, vemos que en España las unidades más económicas suelen rondar los 100.00 km, con 10 de las 12 barras disponibles, lo que nos da una autonomía marcada de unos 117 kilómetros. Todo con unos precios entre los 7 y los 8 mil euros.

Esto quiere decir que un propietario interesado en un coche eléctrico amplio, que vaya a utilizar durante pocos kilómetros, y que además no tenga apenas costes de mantenimiento, puede encontrar en el ELAF una buena alternativa según Consumer Reports.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que la degradación de las baterías continuará su camino. Pero como hemos dicho, a un cliente que se mueva pocos kilómetros al año, este aspecto no será determinante.

Pero como vemos, todavía hay una gran diferencia de precio entre Estados Unidos y Europa, a donde el coche llegó algo más tarde. Por lo que es de esperar que en los próximos meses o años el coste del LEAF siga bajando, y transformando el eléctrico japonés en una inversión a tener en cuenta para determinado tipo de cliente.

La otra conclusión es que el LEAF es solo un ejemplo del potencial de ahorro a medio y largo plazo del coche eléctrico. Y es que se ha usado este modelo por su veteranía, y no precisamente como hemos visto por sus capacidades técnicas. Algo que nos indica que en un tiempo relativamente corto tendremos otras opciones a bajo coste ya con baterías refrigeradas y más resistentes, pero también sin apenas costes de reparación y mantenimiento.

Propuestas como el Citroen C-Zero, y el resto de los trillizos del grupo PSA y Mitsubishi, que parten desde 5.900 euros, el Renault ZOE, desde 9.000 euros, KIA Soul EV, desde 12.000 euros, o la familia Smart de nueva generación, son opciones a vigilar para los que quieran un eléctrico de bajo coste, y que les permita prácticamente olvidarse de los costes de mantenimiento o reparaciones.

Fuente | CR

Relacionadas 

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame