¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El presidente de Francia pide que los europeos compren coches eléctricos de producción local

El impacto de medidas proteccionistas como la Inflation Reduction Act de Estados Unidos está comenzando a tener repercusiones en todo el mundo. El último en sumarse a esta tendencia proteccionista ha sido Emanuel Macron, presidente de Francia, que ha hecho un llamamiento para que empresas y particulares de Europa opten por coches eléctricos fabricados en nuestro mercado.

En unas declaraciones a los medios galos, el presidente francés ha dicho que «Los estadounidenses están comprando coches estadounidenses, y siguiendo una estrategia muy agresiva de ayuda estatal. Los chinos están cerrando su mercado. No podemos ser la única área, la más avanzada en términos climáticos, que no damos preferencia a nuestros productos«.

Macron también ha realizado estas declaraciones después de que varias de las principales empresas de alquiler de coches europeas hayan cerrado importantes acuerdos con marcas chinas. Según ha dicho el presidente:  «Debemos despertar, ni los estadounidenses ni los chinos nos darán tales regalos. Europa debe preparar una respuesta fuerte y actuar muy rápido«.

Por ejemplo, la cadena alemana Sixt ha firmado un acuerdo para adquirir 100.000 coches eléctricos a la china BYD en los próximos cinco años. Uno de los mayores acuerdos firmados hasta ahora en el continente en este tipo de vehículos.

Esto está provocado tanto por el fuerte desarrollo de los fabricantes chinos, como también por las nuevas normas de la administración estadounidense, que ha aprobado que sólo los coches eléctricos fabricados en su territorio podrán recibir ayudas públicas. Una importante pérdida de competitividad para las marcas europeas lastradas por su débil situación ante el problema de suministros, pero también por la falta de visión de la mayor parte de sus marcas.

Se suma a esto la también débil situación que viven los grupos europeos en el mercado chino, donde están perdiendo cuota de mercado a marchas forzadas, y donde las listas de ventas de coches eléctricos no cuentan con prácticamente ningún representante del viejo continente en los primeros 20 puestos.

Pero a pesar de esto, Europa mantiene las ayudas públicas a la compra de coches llegados desde China o Estados Unidos. Una situación claramente absurda donde según las declaraciones del presidente francés, debería imperar una reciprocidad que suponga que los coches eléctricos en Europa tengan que tener producción local para acceder a los incentivos públicos.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame