¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

China es un 25% de las ventas de Porsche, y las matriculaciones han caído más de un 20% por la competencia de los coches eléctricos locales

El mercado chino ha sido uno de los pilares de los fabricantes europeos, donde han podido explotar hasta ahora su valor de marca y su superioridad con los motores de combustión. Pero el castillo se está derrumbando rápidamente, e incluso marcas tan carismáticas como Porsche están empezando a sentir en sus carnes la competencia de los fabricantes locales.

Según informa Bloomberg, Porsche ha reunido a sus concesionarios de China para abordar una difícil situación con un 2023 que terminó con un descenso del 15% en las matriculaciones. El problema es que el 2024 ha empezado todavía peor, con una caída entre enero y marzo del 24%.

Ante esta situación, los concesionarios de Porsche en el mercado chino están exigiendo a la marca compensaciones por la reducción de ventas y las pérdidas provocadas por la necesidad de bajar precios para poder competir contra la competencia, lo que les está llevando incluso a vender a pérdida para no acumular stock peligrosamente.

Unas tensiones entre los distribuidores chinos y los fabricantes alemanes que también ha sufrido otra de las marcas del Grupo Volkswagen, Audi, que en 2017 ha tenido que llegar a un acuerdo con los concesionarios chinos, que exigieron una compensación por la constante pérdida de cuota de mercado.

Un problema que parece que irá a peor en los próximos meses debido a la cada vez mayor competencia de unos fabricantes chinos que están ofreciendo modelos tanto en los segmentos de acceso, los medios, pero también atacando cada vez más los segmentos premium, con unas propuestas dos o tres veces más económicas y mejor equipadas tecnológicamente que las de marcas como Porsche.

Marcas como NIO, que ha crecido un 31% en ventas el pasado mes de abril, o el 32% de crecimiento de Xpeng. Unas denominaciones que se suman a una nueva fuerza muy a tener en cuenta como es Xiaomi, que ha roto todas las previsiones con el SU7.

Una competencia que se renueva y actualiza de forma constante, con bajadas de precios e incremento de equipamientos, y que están engrasando la maquinaria para ir poco a poco extendiendo su influencia también fuera de China, especialmente mirando el jugoso mercado europeo, más pequeño pero con mayor nivel adquisitivo y donde las marcas premium tienen una buena cuota de mercado.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame