¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

China acusa a Europa de espionaje industrial: la UE pidió una cantidad de datos «irrazonable» a sus fabricantes de coches eléctricos

De acuerdo con el Ministerio de Comercio de China, la Comisión Europea solicitó una cantidad de información detallada «sin precedentes» a sus fabricantes de coches eléctricos durante su reciente investigación antisubsidios, la cual ha terminado desembocando en la entrada en vigor de aranceles punitivos de corte proteccionista.

Los medios estatales chinos han acusado abiertamente a la Unión Europea de espionaje. «El tipo, alcance y cantidad de información recopilada por la parte europea no tiene precedentes y es mucho más de lo que se requiere para una investigación sobre derechos compensatorios», ha declarado He Yadong, portavoz del Ministerio de Comercio.

Entre otras cosas, la Comisión exigió a los grupos chinos información relativa al abastecimiento de materias primas para baterías, la producción de componentes e incluso el desarrollo de los canales de venta. Según el medio estatal CCTV, Bruselas habría tratado de espiar a los fabricantes chinos para beneficiar a su propia industria, que se encuentra muy por detrás en materia de vehículos eléctricos. En un reciente artículo se ha llegado incluso a calificar como «irrazonables» las demandas de las autoridades europeas.

He Yadong ha criticado con dureza la decisión de la Unión Europea de imponer aranceles especialmente altos (38.1%) a aquellas empresas que no cooperaran plenamente durante la investigación. Este es el caso del grupo SAIC, matriz de la popular marca MG, así como de la joint venture entre BMW y Great Wall, Spotlight Automotive.

MG4 Electric

China responde a las medidas proteccionistas de Europa

La respuesta de China no se ha hecho esperar. Para empezar, hace unos días Pekín anunció el inicio de una investigación antidumping sobre la carne de cerdo procedente del viejo continente. El portavoz de comercio de la Comisión Europea, Olof Gill, afirmaba recientemente que los subsidios agrícolas de la Unión Europea están «estrictamente en línea con nuestras obligaciones en el marco de la Organización Mundial del Comercio».

Pero esto es sólo el principio, pues los fabricantes de automóviles chinos ahora han solicitado al gobierno de Xi Jinping que introduzca nuevos aranceles a los vehículos europeos con motores de gasolina. El actual arancel de importación de automóviles es del 15%, pero las marcas autóctonas quieren que aumente hasta el 25%, lo que podría costarle hasta 4.000 millones de euros a la industria europea. De ir a más, esta complicada situación podría terminar desembocando en una guerra comercial a gran escala entre las dos potencias.

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame