¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Las dudas de Europa con el coche eléctrico empuja a los fabricantes de baterías a instalarse en Marruecos

Si algo está caracterizando este año, es por las fuertes dudas que los europeos están sintiendo con el coche eléctrico. El cambio de Alemania ha arrastrado a buena parte del sector a un escenario donde a pesar de seguir creciendo en ventas, este ritmo es mucho menor. Pero más preocupante es la actitud negacionista de muchos consumidores, políticos y fabricantes, que ha creado un ambiente hostil para las nuevas inversiones que empiezan a buscar emplazamientos más abiertos, como Marruecos.

Y es que nuestros vecinos del sur han visto la oportunidad para aprovechar las grandes inversiones que se realizarán en los próximos años en este sector, y se han lanzado a firmar acuerdos con los principales grupos chinos que ven en este territorito un emplazamiento inesperadamente atractivo.

Una de las últimas en dar el salto ha sido el gigante chino Gotion, que trabajaba en levantar una fábrica de baterías en Europa, y que ahora ha confirmado que pondrá en marcha una gigafábrica de baterías en la localidad marroquí de Kenitra, al norte de Rabat, en la que invertirá 1.200 millones de euros y que dará trabajo de forma directa a más de 2.000 personas.

Esta será una de las seis empresas chinas del sector de las baterías que se instalarán en un espacio industrial donde destaca la presencia de fábricas de Stellantis y Renault, y que esperan se convierta en uno de los principales hubs de exportación de coches y baterías a Europa en pocos años.

Un poco más al norte, en el complejo tecnológico Tangier Tech (cerca del megapuerto Tangier Med), la también china Hunan Zhongke Shinzoom Technology, especializada en equipos electromagnéticos y ánodos para baterías, instalará una fábrica con una inversión de 460 millones de euros y dará empleo a 1.500 personas.

En la misma zona industrial, el grupo BTR New Material anunció el pasado marzo que invertirá 278 millones de euros en otra fábrica para producir 50.000 toneladas de cátodos al año.

Uno de los motivos que atrae la inversión china son los recursos de Marruecos, de donde se extraen materiales como los fosfatos, uno de los principales productores del mundo, el manganeso y el cobalto.

Sin embargo, los expertos indican que no son la razón principal. Hasta cinco motivos juegan un papel importante en la elección de Marruecos para las empresas chinas: “estabilidad económica y política, sus buenas infraestructuras, mano de obra joven y cualificada, además de contar con una cincuentena de acuerdos de libre comercio, tanto la UE como Estados Unidos

También está la cuestión del coste de la energía, donde la solar y la eólica jugarán un papel muy importante y donde Marruecos cuesta con grandes recursos e ilimitado potencial de desarrollo.

Opinión

La conclusión es que los europeos parecen rechazar en una parte al coche eléctrico, para aferrarse al motor de combustión, pero con esta actitud miope y terraplanista, lo único que lograrán será terminar comprando coches y baterías fabricadas en China o en Marruecos, en lugar de adquirir vehículos que creen trabajo en nuestro mercado.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame