¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Ford quiere que Estados Unidos vuelva a enamorarse de los coches pequeños

En los últimos años, Ford ha discontinuado su oferta de hatchbacks, sedanes y monovolúmenes tanto en Norteamérica como en Europa para centrarse en los SUV y los vehículos comerciales. Esta estrategia ha supuesto la desaparición de los Ka, Fiesta, Mondeo, C-Max, S-Max y Galaxy, entre otros; además, a corto plazo se les unirá un auténtico peso pesado: el Focus, que dirá adiós en 2025.

Sin embargo, es posible que la firma del óvalo azul ahora se esté arrepintiendo de esta decisión. Jim Farley, CEO de la compañía, ha revelado en una reciente entrevista que en los próximos años tratará de lograr que los clientes estadounidenses vuelvan enamorarse de los coches pequeños como forma de hacer más asequible la movilidad eléctrica.

El fabricante planea lanzar en dos años y medio un coche eléctrico rentable por menos de 30.000 dólares (recordemos que actualmente pierde miles de dólares por cada Mustang Mach-E vendido aún tratándose de un automóvil bastante costoso). Farley confía en que el nuevo vehículo resulte competitivo frente a las propuestas de rivales como BYD o Tesla.

Para conseguir este ambicioso objetivo, Ford adoptará un nuevo enfoque en el desarrollo de sus eléctricos de próxima generación. «Hay que hacer cambios radicales como [fabricante de automóviles] para llegar a tener un vehículo eléctrico rentable. Lo primero que tenemos que hacer es destinar todo nuestro capital a vehículos eléctricos más pequeños y asequibles. Los vehículos eléctricos grandes, enormes, nunca van a generar dinero. La batería cuesta 50.000 dólares… Las baterías nunca van a ser asequibles«.

Ford Focus

¿Regresan los Ford Fiesta y Focus?

«Tenemos que empezar a volver a enamorarnos de los vehículos pequeños. Es muy importante para nuestra sociedad y para la adopción de vehículos eléctricos. Estamos enamorados de los vehículos monstruosos, y yo también los amo, pero su principal problema es el peso. Si no fabricamos vehículos eléctricos rentables en los próximos cinco años, ¿cuál será nuestro futuro? Nos reduciremos a Norteamérica«.

El regreso de Ford a las categorías más pequeñas podría suponer la vuelta a medio plazo de modelos icónicos como el Fiesta o el Focus, que durante años han sido dos de los principales superventas de la empresa. A pesar de todo, a corto plazo seguirá centrándose en crossovers como el Puma, el Explorer o el inminente Capri, un SUV «coupé» basado en la plataforma MEB del Grupo Volkswagen que debutará oficialmente el próximo 10 de julio.

Fuente | Teslarati

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame