¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Toyota intenta evitar el desastre de su coche a hidrógeno tirando su precio un 50%

Desde hace unos años, Toyota está intentando convencer al mundo de la idoneidad de los coches a hidrógeno frente a otras alternativas como los coches eléctricos a batería. Una apuesta que de momento no está resultando con unas cifras de ventas ridículas. Es por eso que el fabricante japonés se ha visto obligado a tomar cartas en el asunto con fuertes descuentos para intentar sacarse el stock de encima.

De momento esta oferta está disponible en Estados Unidos. En este mercado, el Mirai Limited tiene un precio inicial de 67,115 dólares, mientras que la versión de acceso arranca en los 50,190 dólares.

Según un correo que ha enviado Toyota a sus concesionarios, el Toyota Mirai 2024 está disponible desde los 25.000 dólares en su versión básica, y 33,000 dólares en la más equipada. Un 50% de descuento.

Esta oferta se puede combinar con la financiación al 0% que ofrece la marca en un contrato de 72 meses, además de un bono para repostaje valorado en 15.000 dólares durante seis años. Esto supone un ahorro potencial de hasta 48.000 dólares.

El Mirai de segunda generación, equipa un motor eléctrico de 182 CV (134 kW) y 300 Nm. Dispone de tres depósitos de hidrógeno (5,6 kg). Esto se traduce en una autonomía de 502 km EPA (650 km WLTP).

Los tanques cilíndricos funcionan a una presión de 700 bares, tienen una capacidad combinada de 142 litros y pesan un total de 100 kg cuando están completamente cargados. El tiempo de repostaje es de entre 3 y 5 minutos. La pila de combustible de 128 kW se asocia a una batería de 1,24 kWh, la cual funciona como un búfer de energía.

Queda ahora por ver si Toyota logra convencer a los clientes con estas ofertas que buscan desesperadamente colocar las unidades que no consiguen encontrar comprador, todo en un entorno donde una de las claves, la infraestructura de repostaje, no logra crecer mínimamente lo que hace que sea una alternativa muy poco competitiva frente a los modelos eléctricos, que crecen en autonomía y redes de carga.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame