Un antiguo empleado de Toyota crea un coche eléctrico a prueba de tsunamis que puede flotar en el agua

En el año 2011, un terremoto y un tsunami asolaron Japón. A raíz de la catástrofe, numerosos japoneses diseñaron métodos que facilitarían la supervivencia en caso de que ocurriera otro desastre. Uno de ellos es Hideo Tsurumaki, un ex empleado de Toyota que fue testigo de como algunas personas que trataron de escapar del maremoto con sus coches fueron simplemente arrastradas por él.

Por ello fundó Fomm Corp., empresa que tiene como objetivo construir pequeños coches a prueba de agua y que realmente puedan flotar. El empresario los ve no solo como una nueva forma de transporte, sino como inversiones en seguridad.

Tengo la intención de poner uno fuera de nuestra casa. Muchos otros probablemente pensarán lo mismo“.

El Fomm de Tsurumaki se vende como el coche eléctrico de cuatro plazas más pequeño del mundo, y su resistencia al agua y su capacidad para flotar le permiten elevarse con el agua en los lluviosos alrededores del sudeste asiático (el coche se está construyendo en Tailandia).

Aunque la página web de Fomm señala que el Fomm Concept One no es un vehículo anfibio, remarcando que la capacidad de movimiento en el agua es limitada, el hecho de que sea capaz de flotar y de moverse aunque sea de forma limitada ya supone una gran ventaja frente a otros modelos más convencionales.

El Fomm será un modelo urbano que tendrá una autonomía de 160 km por carga, a una velocidad máxima de 80 km/h. Dispondrá de baterías reemplazables y de un sistema de almacenamiento de calor especialmente diseñado para las condiciones del sureste de Asia.

Tsurumaki espera construir 10.000 unidades para fin de año. Un objetivo que a primera vista parece demasiado optimista, no sólo porque Fomm es una pequeña empresa poco conocida que probablemente no tenga la capacidad necesaria para producir tantas unidades, sino porque la demanda de un modelo con estas inusuales características se nos antoja reducida.

Relacionados

Fuente | Hybrid Car News


Tagged

Energias renovables

8 Comment responses

  1. Avatar
    January 22, 2018

    Si ya le pone un fueraborda o, al menos, un par de remos, lo deja perfecto.

    Reply

  2. Avatar
    January 22, 2018

    Este individuo ya ha hecho por la movilidad eléctrica en su país más que la todopoderosa Toyota.

    Reply

  3. Avatar
    January 22, 2018

    En pleno tsunami, lo adecuado sería una coche anfibio, si el coche flota, pero lo arrastra la corriente de la ola, pues poca ventaja, la verdad.

    Reply

    • Avatar
      January 22, 2018

      ¿La ventaja de no morir ahogado por el tsunami te parece poca?

      Reply

      • Avatar
        January 22, 2018

        Mucho mejor morir de un cabezazo contra el cristal, donde vas a parar…

        Es broma.

        Reply

      • Avatar
        January 23, 2018

        ¿morir “ahogado” contra quedar a merced de la corriente y que te vaya golpeando contra todo lo que se cruce? pues la verdad poco más da. Si el coche no tiene una maniobrabilidad
        mínima, es cómo una colchoneta de playa en plena tormenta.

        Reply

  4. Avatar
    January 22, 2018

    La fuerza de un tsunami no hay motor que la contrarreste, así que su enfoque és muy correcto, simplemente un habítaculo con flotabilidad y resistencia para salvaguardar la vida de sus ocupantes en caso de ser engullidos por una de estas olas. Después, cuando pase todo, los equipos de emergencias puede que te encuentren con vida debajo de los escombros, en pleno océano o simplemente allì dónde la fuerza del tsunami te haya envíado. Si lo último que hace el coche en su vida es salvar la de tu família, creo que su cometido está mas que justificado.

    Reply

  5. Avatar
    January 22, 2018

    Quien crea que este vehículo va a tener una demanda reducida en Japón es que no conoce ese país. Porque al margen de lo que sabemos en el resto del mundo acerca de la automoción japonesa, allí existen muchísimas más opciones (reconocidas y aceptadas por el público) en términos de medios de transporte; y desde luego, esta propuesta debería de encontrarse con una demanda local holgada. Pensemos siquiera, entre las áreas de Kanto y Kansai (Tokio, Yokohama, Osaka, Kobe, etc.), cuántas decenas de millones de personas viven en áreas de potencial riesgo de tsunami…

    Reply

Leave a comment