Opinión. ¿Cuáles son los argumentos de Volkswagen para decir que pueden superar a Tesla?

El presidente de Volkswagen, Herbert Diess, ha realizado unas declaraciones donde busca poner sobre la mesa que el potencial de su grupo será suficiente para parar los pies a Tesla.

La frase literal ha sido «Vemos a Volkswagen como la compañía que puede detener a Tesla, porque tenemos capacidades que Tesla no tiene hoy

La cuestión es que Volkswagen no empezará a vender coches eléctricos de nueva generación, sin contar con las conversiones del e-Golf y el e-Up, hasta 2020. Fecha para la cual Tesla tiene previsto alcanzar una producción de 1 millón de unidades. Entonces ¿Cómo logrará Volkswagen parar a Tesla?.

Los argumentos del presidente del fabricante alemán son bastante sólidos. Basa su apuesta en una capacidad industrial ante la que Tesla no puede compararse. En dos días fabrica más coches de lo que Tesla ha sacado adelante en todo el pasado año. Eso si, no tiene en cuenta el presidente de Volkswagen que sus cifras son de toda una amplia gama de coches, incluyendo pequeños y económicos utilitarios, frente a exclusivas berlinas y todocaminos de Tesla.

Los alemanes tienen previsto iniciar su andadura de una forma sólida. Para ello lanzarán el I.D. que llegará en 2020. Para lograr que sea un éxito, y frenar de esa forma a Tesla, VW ha diseñado un coche con un cierto parecido a uno de sus grandes iconos, el Golf, al que además de un sistema de baterías con amplia capacidad, unos 600 kilómetros suponemos que bajo el ciclo NEDC, sumará un precio que se colocará a la altura de un Golf diésel.

Estos dos factores, capacidad industrial, y un modelo competitivo, sin duda son factores para lograr una buena ración de ventas. Pero ¿será suficiente para detener a Tesla?.

Volkswagen tiene dos problemas para lograrlo. El primero es que el I.D. será un modelo destinado en exclusiva al mercado europeo. Su diseño no suele gustar en China, que prefiere berlinas o coches de cuatro puertas. Para ese mercado VW prepara otras propuestas. Eso limitará bastante el impacto del I.D. frente a un Tesla Model 3 que tendrá una distribución global.

El otro problema para VW son las baterías. Si quieren hacer un modelo con amplia autonomía, necesitarán un pack de como mínimo 60 o 70 kWh. Esto limitará las posibilidades de hacerlo también competitivo a nivel económico, hasta el punto de situarse a la altura de un Golf diésel. Sobre todo teniendo en cuenta que VW no fabricará sus propias baterías, y que salvo cambios en los próximos años, tendrá que acudir a un suministrador externo.

Esto complicará el hacer competencia al Model 3, cuyas baterías fabricará la propia Tesla en colaboración con Panasonic. Una ventaja económica importante.

También está el tema de los segmentos. Los compactos como el I.D. son un sector de volumen muy importante, pero también lo son los todocaminos. La primera propuesta de los alemanes será el I.D. Crozz, que llegará entre 2021 y 2022. Uno o dos años después del desembarco del Tesla Model Y. Un plazo que parece bastante elevado.

Y por último está la cuestión de la recarga. Tesla lleva años desplegando una enorme red de puntos de recarga rápida para sus clientes. Aunque se ha rumoreado que la abrirá en algún momento a otras marcas, muchos piensan que eso sería una pérdida de competitividad del fabricante norteamericano frente a una competencia que apenas ha movido ficha en este aspecto. En el caso de Volkswagen, sólo en lugares como Estados Unidos, donde una de las consecuencias del Dieselgate se ha visto obligado a comenzar el despliegue de una red pública, pero para todos los fabricantes. Un mercado donde recordamos, no estará el I.D, y donde las primeras propuestas de los alemanes no llegarán antes de 2022.

No nos olvidamos de la cuestión de la conducción autónoma. De momento los plazos son algo inciertos, pero desde Tesla se trabaja en el horizonte del 2019 o 2020, mientras que Volkswagen ya ha dicho que no llegarán a ese nivel antes de 2025.

Con todo esto en la mano, ¿podrá parar Volkswagen a Tesla?. Es posible. El poder industrial, económico y tecnológico del mayor fabricante del mundo son incuestionables. Pero mientras que Tesla y otros fabricantes apuestas todo por los eléctricos, Volkswagen se embarca en iniciativas como el Proyecto Faro. Un plan un plan para salvar al diésel.

Relacionadas

Vía | Autonews

 

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame