Hyunday Hyunday
El beneficio neto de BMW cae por su inversión en el coche eléctrico

El beneficio neto de BMW cae por su inversión en el coche eléctrico


Advertisement Advertisement

La marca alemana BMW ha visto reducidos sus beneficios netos en el tercer trimestre del año a pesar de que sus ingresos aumentaron en un 0,3% respecto al mismo periodo del año pasado. Esto se debe, en palabras del director ejecutivo de BMW Harald Krueger, a que «estamos invirtiendo sustancialmente en la movilidad del mañana, lo que nos permite mantener nuestra posición de liderazgo en innovación y empleo sostenible».

El BMW i3 llega a las 100.000 unidades producidas

El beneficio de BMW ha pasado de los 1.810 millones de euros a 1.760 millones, por lo que podemos suponer que la inversión que está llevando a cabo la marca bávara en su proyecto eléctrico es considerable. Las ganancias antes de intereses e impuestos cayeron también en un 3,2%, pasando 2.380 millones de euros a 2.300 millones, mientras que el margen de Ebit fue de un 8,3% frente al 8,5% anterior.

A día de hoy, la oferta eléctrica de BMW consiste en una gama completa de híbridos enchufables (225xe, 330e, 530e, 740e y X5 xDrive40e), el deportivo con extensor de autonomía i8, y el peculiar i3, disponible en versiones 100% eléctrica y con extensor de autonomía.

A todos ellos se unirá en el año 2020 el BMW i5, una berlina para competir con el Tesla Model 3 adelantada por el prototipo i Vision Dynamics. Probablemente este modelo suponga un antes y un después en la gama BMW.

 Relacionados

Fuente | MarketWatch

 



tienda cargador coche eléctrico
Compártelo:

8 comentarios en «El beneficio neto de BMW cae por su inversión en el coche eléctrico»

  1. Diría que esos números son del grupo, no de la marca.
    Es decir, que en esos números están incluidas Mini, Rolls Royce, y las motos.

    Y a este respecto, en el listado de productos que hacéis mención, faltaría incluir al menos un híbrido enchufable: El Countryman ALL4.

    Responder
  2. Bueno, contablemente la inversión realizada en un año no afecta a los resultados de ese año, así que no es una excusa válida.
    La inversión no es gasto, por lo que no afecta a la cuenta de resultados del año en que se realiza. La inversión se va llevando a gastos desde el año en que empieza a funcionar hasta el final de su vida útil a través de la amortización.
    Y por ejemplo, la inversión en I+D empezará a amortizarse cuando empiece a producirse el nuevo modelo de coche para la que se realiza.

    Responder

Deja un comentario