El Fisker EMotion se presenta en el CES con una amplia autonomía de 644 kilómetros por carga

Tras meses de adelantos e imágenes del prototipo, Fisker ha aprovechado el CES de Las Vegas para presentar la versión definitiva de su EMotion, una berlina deportiva de lujo que pretende poner en jaque al Tesla Model S y al resto de propuestas eléctricas de corte similar que irán llegando en los próximos años, como el Porsche Mission E.

El EMotion es una bonita berlina de algo menos de 5 metros de largo. Su diseño recuerda al de un Aston Martin (no es vano Henrik Fisker trabajó como diseñador en la marca británica), y su fluida y deportiva carrocería esconde sorpresas como un difusor funcional o unas puertas delanteras y traseras capaces de abrirse en tijera a lo Lamborghini, quedando configuradas en una bonita forma de mariposa cuando están las cuatro abiertas.

Las llantas del modelo están realizadas en fibra de carbono y son de 24 pulgadas. Además, en los paneles de la carrocería podemos encontrar una amplia variedad de sensores que le permitirán disponer de conducción autónoma, incluyendo cinco LiDAR fijos Quanergy S3, los más compactos del mercado (cuatro en las esquinas del vehículo y uno en la parrilla frontal). Fisker no concreta el origen del software que utilizarán para su conducción autónoma (Mobileye/Intel, Waymo, Aurora…), pero prometen un nivel 4 para cuando se ponga a la venta a finales de 2019.

Sin embargo, lo más impresionante del coche es su apartado mecánico: goza de unas baterías LG Chem de 145 kWh de capacidad, lo que le permite alcanzar una autonomía EPA (realista) de 644 km. Es decir, más de 100 km por encima del Tesla Model S 100D, que actualmente es el eléctrico a la venta con mayor autonomía del mercado (539 km EPA). Debería ser capaz de recuperar unos 200 km de autonomía en apenas 9 minutos en una toma de 300 kW de potencia.

Su velocidad punta será de 261 km/h, y será capaz de hacer el 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos. Estas prestaciones estratosféricas se consiguen gracias a sus 782 cv de potencia y a su sistema de tracción total permanente.

El EMotion dispone de cuatro amplias plazas individuales, contando los pasajeros con todas las comodidades posibles, incluidas pantallas multimedia de gran tamaño para ver películas. En el salpicadero se combinan varias pantallas para controlar todos los sistemas del vehículo, mientras que el habitáculo está realizado con materiales nobles como el cuero y la fibra de carbono.

El Fisker EMotion ya se puede reservar por 2.000 dólares, y tendrá un precio de partida de 129.000 dólares. A lo largo de este año la marca anunciará los socios con los que se aliarán para producir el modelo, teniendo previsto un ritmo de 5.000 unidades anuales. Tras él llegará un modelo más asequible, de unos 34.000 dólares, que debería poder producirse en números muy superiores. Una estrategia que nos recuerda a la seguida por Tesla con los Model S y Model 3.

Además, Fisker también ha aprovechado el CES para presentar sus nuevas baterías de electrolito sólido, que deberían llegar más adelante a su modelo estrella. De acuerdo con la marca, permitirán un menor peso y recargas completas de unos pocos minutos. Pero hasta entonces, el EMotion se contentará con el actual pack ion-litio de 145 kWh de origen coreano.

Relacionados

Fuente | Fisker

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame