¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Aumenta el ratio de accidentes de Autopilot en el cuarto trimestre, pero sigue siendo mucho más bajo que circular sin él conectado

Autopilot no es perfecto, eso lo tienen claro casi todos los usuarios. Pero gracias a las actualizaciones de datos que nos ofrece Tesla en cada trimestre, podemos ver de una forma clara que se trata de una importante mejora en la seguridad de los que circulan por la carretera. Un accesorio que se ha convertido en uno de los pilares de la marca americana y que ya forma parte del ADN de Tesla.

Según los últimos resultados, la tasa de accidentes con Autopilot han aumentado ligeramente en el último trimestre hasta los 4.9 millones de kilómetros por accidente. Una cifra que podemos comparar con los 3.3 millones de kilómetros de media de los Tesla que no llevaban el Autopilot conectado pero si disfrutan de las ayudas a la conducción que llevan los modelos del fabricante americano. Por el contrario los que no contaban con las ayudas a la conducción, ni el Autopilot conectado, la tasa de accidentes ha sido de un accidente cada 2.64 millones de kilómetros.

Podemos comparar estas cifras con la media de accidentes que proporciona la NHTSA, y que indica que los norteamericanos tienen un accidente cada 773.000 kilómetros. 

A pesar de que la gráfica nos muestra un descenso, hay que tener en cuenta que esta trata la tasa de accidentes por trimestre, y no es lo mismo circular en los meses de verano, que hacerlo en los de invierno donde las condiciones son más adversas en algunos mercados por culpa de la lluvia o la nieve.

Si echamos un vistazo a más largo plazo veremos que los accidentes no sólo no han aumentado, sino que han disminuido ligeramente. Durante el cuarto trimestre de 2018 los modelos de Tesla con el Autopilot conectado promediaron un accidente cada 4.6 millones de kilómetros. Algo que nos indicaría que el sistema ha logrado evolucionar y mejorar su rendimiento, y muy posiblemente al mismo tiempo que los usuarios están dándose cuenta de el potencial pero también las limitaciones del mismo, y de la necesidad de prestar atención a la carretera en todo momento.

La conclusión es que Autopilot es mucho más que un accesorio de Tesla. Es una potente herramienta que aumenta la seguridad en la carretera no sólo para los propietarios de uno de los modelos americanos, sino también para el resto de conductores. Un ejemplo de apuesta por una tecnología con que podríamos pensar tiene un fuerte componente publicitario, pero que ha logrado además situarse como una solución que ha logrado aumentar la seguridad de forma sustancial.

Algo que además debería seguir mejorando por la propia evolución del sistema que de momento ofrece sus mejores prestaciones en autovía, pero que en breve aumentará su radio de acción plena también a carreteras secundarias, donde se producen la mayor parte de los accidentes, y ciudades, lugar de una buena parte de los pequeños choques por alcance.

Relacionadas | Tesla consigue colocar a los Model 3 y Model X entre los 7 coches más seguros probados por EuroNCAP en 2019

Fuente | Tesla

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame