La isla portuguesa de la Graciosa camino de ser 100% renovable gracias al sol, el viento y las baterías de respaldo | forococheselectricos

La isla portuguesa de la Graciosa camino de ser 100% renovable gracias al sol, el viento y las baterías de respaldo


Situada a 1.300 kilómetros de la costa de Portugal, la Isa Graciosa era un espacio natural dependiente en su totalidad de los combustibles fósiles para la producción eléctrica. Pero en 2018 la situación comenzó a cambiar con la apuesta de las autoridades por convertir este espacio en un lugar 100% renovable y autosuficiente energéticamente.

Para lograrlo, se instaló un sistema que cuenta de un parque solar de 1 MW, un grupo de aerogeneradores que suman un total de 4.5 MW, que se complementan con un conjunto de baterías dotadas de una potencia de salida de 6 MW y una capacidad de 3.2 MWh.

Gracias a esta primera fase del proyecto, la isla logró en 2020 funcionar exclusivamente con energía procedente de las renovables y las baterías durante 128 días. Algo que les permitió ahorrarse la importación de 190.000 litros de diésel por mes para sus generadores. Algo que extendido a todo el año representa que se han evitado la quema, y la compra, de 2.28 millones de litros de combustible gracias a las renovables y las baterías.

Pero esto no se logra sólo con renovables y baterías. Hace falta una tecnología capaz de sacar el máximo partido a estos sistemas. En el caso de Graciosa, han usado un software de control desarrollado por la empresa finlandesa Wärtsilä Energy Storage & Optimisation, que utiliza un sistema de aprendizaje automático para equilibrar las energías renovables y el almacenamiento, que se comunican con los contadores y medidores de las viviendas y empresas de la isla para adaptar la producción según la demanda de los sistemas de calefacción y refrigeración y las previsiones meteorológicas.

Ahora las autoridades de la isla trabajan en continuar ampliando las instalaciones para conseguir lo antes posible una producción eléctrica 100% renovable gracias al uso de solar, eólica, baterías, pero también tecnología inteligente para optimizar los recursos disponibles.

Un proyecto que podría incluso complementarse con el uso de coches eléctricos y la tecnología V2G, que permite usar baterías de los coches eléctricos cuando están aparcados para cubrir la demanda puntual. Una tecnología que se está probando en otra isla portuguesa, Porto Santo, donde Renault ha desplegado una flota de coches eléctricos y puntos de recarga bidireccionales, para favorecer la transición energética de la isla hacia formas sostenibles.

Relacionadas | El coche eléctrico tendrá recarga gratuita con los excedentes de las energías renovables

Fuente | Dstsa.pt

Compártelo:

36 comentarios en «La isla portuguesa de la Graciosa camino de ser 100% renovable gracias al sol, el viento y las baterías de respaldo»

  1. Siendo una gran noticia, el problema no está en las islas de pequeño e incluso mediano tamaño.. lugar donde conseguir producción de energía 100% renovable suele ser relativamente fácil, viable e incluso económicamente aconsejable.

    Responder
    • Las islas pequeñas alejadas han sido históricamente dependientes de importar gasóleo.

      No pueden tirar del mix del país ni comerciar con energía, por lo que necesitan una fuente de energía muy flexible.

      ¿Cuáles no son flexibles? La nuclear no lo es, tiraría el exceso, y la eólica o la fotovoltaica dependen del clima por tanto menos.

      ¿Cuáles son flexibles? Quemar combustible fósil y la hidráulica son flexibles, puedes quemar/gastar mas o menos combustible/agua según la demanda. Como apenas hay hidráulica y el combustible más fácil de importar en barco es el gasóleo, al final el gasóleo es la elección obvia.

      En Gomera instalaron fotovoltaica/renovable y un sistema de acumulación de energía basado en subir agua para disminuir el gasto de gasóleo. Y funciona. Pero sigue dependiendo del gasóleo y el sistema requiere ser una isla con fuertes desniveles.

      Las baterías son un mejor sistema de acumulación de energía que no requiere desnivel, que es mucho mas eficiente y responde inmediatamente a la demanda.

      Sigue interesando tener algo de gasóleo para momentos puntuales en invierno pero es un cambio brutal.

      Responder
    • Es que 5.000 habitantes da igual que estén en una isla que en un pueblo en Albacete. Se trata de maximizar cada recurso para lograr sacar el máximo partido a cada sistema. En la península puedes tener menos viento, pero más sol, y también fuentes complementarias como la hidroeléctrica.

      Yo creo que es más difícil hacerlo en una isla que en un pueblo en la península. Y más caro ya que el transporte es más costoso. Se hace ya que el coste energético allí es mayor por el uso de diésel.

      Responder
      • El consumo de las islas es muuucho más pequeño, ya que apenas hay desplazamientos terrestres. No tienes vehículos.. o tienes muy pocos y no lo compensas con embarcaciones.

        Sin embargo.. en una isla gastas muchísima energía.. para llevar energía hasta allí!!!.. es la ineficiencia de la combustión multiplicada por dos!!

        Responder
  2. Solo comentar que es una isla de 60 km cuadrados y que tiene una población de 5.500 habitantes.

    Estos proyectos son muy interesantes, porque se pueden probar varias cosas ya a una escala interesante.

    Curiosa la relación entre solar, eólica y baterías.
    Estaría bien aplicar también, si es rentable, la maremotriz.
    Y digo curioso lo de la relación, porque se ve que la solución no va por poner placas y listos.

    Responder
  3. Señores, paren las rotativas.
    Acabo de leer sobre la batería definitiva.
    A tomar por culo todo lo que conocemos.
    Una batería que suministra energía para un coche durante 90 años, antes de agotarse….

    https://ndb.technology/

    No es coña, es con diamantes radioactivos…

    😉

    Responder
  4. Alimentar casas está chupao.
    Lo difícil es la industria.
    Cuantos pescadores van con barcos eléctricos ?
    Tienen derecho a echar humo porque es una isla ?

    Responder

Deja un comentario