Saltan las alarmas en Volkswagen. El ID.3 vende un 80% menos en el primer trimestre de 2021

El Volkswagen ID.3 se convirtió el pasado año en el primer coche eléctrico diseñado desde cero por Volkswagen. La punta de lanza de un enorme proyecto que busca reducir su dependencia de los motores de combustión e introducirse con fuerza en la nueva era de la movilidad eléctrica. Pero los números no están acompañando y mientras que el 2020 no ha sido malo del todo, este inicio de 2021 está siendo muy preocupante.

Y es que el pasado año después de unos tormentosos inicios por culpa del software, el ID.3 metió la directa en la última parte del año llegando incluso a convertirse en el segundo coche más vendido de Europa. No eléctrico, sino entre todas las tecnologías y segmentos.

En diciembre el ID.3 quedó justo por detrás de otro Volkswagen, el Golf, con 27.997 unidades matriculadas. Algo que le ha permitido superar al Tesla Model 3, que con su sprint final se ha colocado en tercera posición en diciembre, pero también a modelos mucho más populares en lo económico, como el Renault Clio, Peugeot 208 o el Toyota Yaris.

Algo remarcable ya que el ID.3 todavía no estaba disponible en su versión más económica, Pure Performance de 45 kWh, que cuenta en España con un precio de 32.000 euros antes de ayudas y que en mercados como Alemania está disponible después de incentivos por apenas 21.925 euros. Algo que incluso mejorará en breve con la llegada de la variante más económica, la Pure a secas.

Unos números del último mes que auparon al ID.3 hasta la tercera posición en el acumulado del año entre los coches eléctricos en Europa, y eso a pesar de que sus entregas comenzaron en septiembre.

Mal inicio de 2021

En total en el último trimestre el ID.3 logró matricular 55.484 unidades. Una cifra que llenaba de optimismo a todo el sector del coche eléctrico que por fin contaba con otro súper ventas.

Pero este inicio de año todo esto se ha difuminado. Aunque como siempre los números de un mes o un trimestre no son representativos de lo que sucederá en el año, pueden ser una pista.

Durante los tres primeros meses del año, el Volkswagen ID.3 solo ha matriculado 11.400 unidades. Algo que supone un descenso del 80% respecto al último trimestre del 2020. Sin duda, una muy mala señal, tanto si lo comparamos con los datos del periodo anterior, como con las cifras de producción que ha anunciado la marca.

Sólo en la planta de Zwickau, Volkswagen ha indicado el pasado mes de febrero que ya cuentan con una capacidad de producción de 800 unidades del ID.3 al día. Eso supondría una capacidad anual de unas 200.000 unidades, o en torno a las 57.000 unidades cada trimestre. Un dato que nos indica que en este arranque de año las producción multiplica por cinco las ventas.

Y eso que no contamos con la producción del ID.3 en la planta de Dresde, que aporta una cantidad pequeña pero que aumenta más la tensión en la red comercial.

Unos concesionarios que han tenido que absorber una buena parte de la producción con automatriculaciones, y que ahora ven como las ventas incluso descienden. Algo que les obligará a aumentar sus compras en un momento crítico para el sector por el hundimiento de las ventas de coches diésel y gasolina.

Probamos el nuevo Volkswagen ID4

Una de las conclusiones es que el ID.3 no ha logrado hacerse su hueco en el mercado todavía. Algo a lo que debería ayudar la llegada de nuevas versiones que amplían las posibilidades en la parte alta y baja del arco de precios y prestaciones.

Pero en compacto alemán se enfrenta a un mercado extremadamente competitivo, donde incluso dentro del grupo hay rivales que le están restando ventas. Desde su hermano el ID.4, que en marzo ya ha logrado mejores cifras con 5.000 matriculaciones, e incluso el pequeño Volkswagen eUp, que le ha superado en ventas en mercados como Alemania.

Un ID.3 que tendrá que esforzarse en lo que queda de año para lograr recuperar terreno, y no perder de forma prematura el tren de cabeza como le ha sucedido a modelos veteranos superado por el paso del tiempo.

Relacionadas | Volkswagen fabricará en España un nuevo SUV eléctrico asequible, el cual llegará en 2025 con hasta 400 kilómetros de autonomía y un precio de 20.000 euros

Compártelo: