Herbert Diess contesta a todas las polémicas de Volkswagen y cómo planea recuperar el mercado americano

El prestigioso informativo de la televisión americana CBS «60 minutes» entrevistó en su última edición al CEO de Volkswagen Herbert Diess. En un charla franca y directa, el directivo dio respuesta a las cuestiones más polémicas que rodean a la marca alemana y cómo éstas han ido moldeando lo que será Volkswagen en el futuro.

A pesar de ser uno de los fabricantes más rentables del año pasado, la situación actual no es la mejor para la marca alemana. Al comienzo de la entrevista, Herbert Diess señala que el cierre de fábricas en Ucrania y Rusia a consecuencia del conflicto ha provocado la falta de componentes y cableado. Esto ha llevado a la paralización de algunas líneas de producción en otras fábricas europeas.

Continuó la entrevistadora de una manera muy cruda al señalar que Volkswagen fue una de las primeras marcas en cerrar su fábricas rusas y cuestionó si el pasado nazi de la compañía les obligaba moralmente a tomar estas decisiones tan drásticas. Herbert respondió que efectivamente sí están muy concienciados con la situación pero no cree que sea por su pasado. Añadió que tomar la decisión fue muy difícil por los 7000 empleados que tiene Volkswagen en Rusia, pero que es la mejor solución en este momento ya que desde Europa la situación en Ucrania se ve realmente espantosa.

Diess calificó de «fieles» a los 7000 empleados que quedaron sin trabajo por el cierre de las plantas rusas

Cuestionado sobre si la dependencia de Alemania del petróleo y gas rusos no les obliga a buscar el suministro en países como Venezuela o Irán, Diess respondió que podría ser una solución a corto plazo, pero que a la larga la única solución para resolver el problema energético son las renovables. Y parte de la solución vendrá de la mano del coche eléctrico.

La transición hacia una marca eléctrica

Se le preguntó a Diess por la transición de Volkswagen hacia los vehículos eléctricos y respondió que esperan fabricar modelos eléctricos de todas sus marcas que incluyen entre otras Audi, Porsche, Bentley, Lamborghini y Ducati. También mostró a su entrevistadora el último vehículo eléctrico de Porsche y el CEO de Volkswagen North America avanzó los planes para traer el nuevo Passat eléctrico a EE.UU. mientras reconvierten sus plantas para poder fabricar los nuevos modelos eléctricos.

Cuando repasaron la historia de Volkswagen en EE.UU. y se le preguntó sobre cómo pasaron de ser una marca de éxito en los 60 y 70 con el escarabajo y las furgonetas a llegar a una situación en la que perdían dinero, Diess contestó que posiblemente no se tomó el cliente estadounidense suficientemente en serio. Admitió que hubo discusiones corporativas sobre tomar o no la decisión de salir del mercado estadounidense, pero afirmó que Volkswagen tiene que volver a ser relevante en EE.UU. y que un buen comienzo puede ser la nueva ID. Buzz que es la versión eléctrica de la furgoneta hippy de los años 60 y 70. Descartando planes para el desarrollo de una pickup para el mercado americano, el éxito de Volkswagen en EE.UU. pasa por la electrificación de sus vehículos.

Imagen conceptual del Passat eléctrico que llegará a Estados Unidos

Diess también reflexionó sobre lo que significa actualmente ser una compañía de automóviles, y señalando a Apple como uno de sus futuros rivales, cree que una compañía de automóviles moderna viable debe ser también una compañía de software, una compañía de hardware y una compañía de baterías.

Las polémicas que arrastran hoy en día a Volkswagen

Se le recordó el escándalo del Dieselgate de 2015 en el que un software les permitía pasar las pruebas de emisiones si no las cumplían y ocasionó miles de millones en pérdidas y la cárcel para sus ejecutivos. Diess reconoció que las consecuencias de ese escándalo aún se sienten hoy en día y que la solución pasa por ofrecer a sus clientes un buen producto y ser honesto.

También se hizo referencia al mercado chino, que representa un 40% y a la situación de una de las fábricas situada en una zona de minoría musulmana que está siendo reprimida duramente por las autoridades con acusaciones de violaciones de derechos humanos e internamientos en campos de reeducación. Preguntado si la existencia de esta fábrica no es una forma de apoyar esta represión, Diess respondió que no cree estar mandando un mensaje a favor, pero que es mejor mantener la fábrica en funcionamiento y asegurar que el trato es digno en ella. Además tiene previsto realizar una visita a las instalaciones próximamente.

A pesar de todos estos problemas a los que tenemos que añadir el hundimiento de un carguero con 4000 vehículos a bordo, Volkswagen fue la marca que más coches eléctricos vendió en el mundo sólo superada por Tesla. Diess reconoció que Tesla está en cabeza con bastante margen, creciendo rápidamente, y asumiendo muchos riesgos en el camino, pero considera que la competencia es saludable para todos. Para finalizar confirmó el rumor de que sus empleados estaban enfadados con él por tener a Tesla todo el día en la boca y como referencia.

Compártelo: