¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Donald Trump carga contra el coche eléctrico en plena huelga del sector automotriz estadounidense

El sindicato estadounidense UAW (United Auto Workers) lleva varias semanas manteniendo una huelga contra los tres grandes fabricantes de Detroit (Ford, General Motors y Stellantis) para reclamar salarios más altos, semanas laborales más cortas y garantías de que los empleos se mantendrán tras la transición a la movilidad eléctrica.

La administración Biden, que está impulsando activamente la popularización del coche eléctrico, ha apoyado abiertamente las demandas de los trabajadores, hasta el punto de que el presidente se ha llegado a unir, megáfono en mano, a uno de los piquetes. Una actitud que contrasta con la del expresidente Donald Trump, que actualmente lidera todas las encuestas para liderar el Partido Republicano.

El pasado miércoles, Trump afirmó que daba igual si el sindicato llegaba a un acuerdo favorable con los fabricantes de automóviles, ya que el cambio a los vehículos eléctricos hará que los empleos de muchos trabajadores queden obsoletos, prediciendo que el sector sufrirá grandes pérdidas dentro de apenas unos años.

«No importa lo más mínimo lo que reciban porque en dos años todos se quedarán sin negocio. No importa lo que obtengan en las próximas dos, tres o cinco semanas. Van a cerrar sus puertas y van a construir esos automóviles en China y otros lugares». Trump se ha comprometido a poner fin al impulso gubernamental a los coches eléctricos si es reelegido en 2024.

Joe Biden

Donald Trump es el favorito para la candidatura republicana

Los responsables de campaña de Biden han calificado al expresidente como un «charlatán multimillonario» al que no le importó la clase trabajadora durante su primer mandato. «Donald Trump está mintiendo sobre la agenda del presidente Biden para distraer la atención de su historial fallido de recortes de impuestos graduales, fábricas cerradas y empleos subcontratados a China».

Bajo la presidencia de Biden, Estados Unidos ha aprobado el Inflation Reduction Act para proteger la industria estadounidense e impulsar la producción de vehículos eléctricos y baterías en suelo nacional. Entre otras cosas, dicha ley contempla un crédito de 35 dólares por kWh de capacidad anual para las compañías que fabriquen celdas en el país.

Esta no es la primera vez que Donald Trump carga contra los coches eléctricos, llegando incluso a recurrir a bulos y datos falsos para tratar de polarizar al máximo la opinión de la ciudadanía. A pesar de los numerosos cargos penales a los que se enfrenta, el magnate continúa siendo el favorito para ganar las elecciones del año que viene.

Fuente | Teslarati

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame