China prohibe la producción de 553 coches con motor de combustión por las emisiones. Es la hora de los eléctricos

China prohibe la producción de 553 coches con motor de combustión por las emisiones. Es la hora de los eléctricos


Advertisement Advertisement

Hoy ha entrado en vigor una de las primeras medidas de las nuevas normativas de emisiones desarrolladas por el gobierno de China. Un proyecto destinado a reducir las espantosas cifras de contaminación que hacen a vida en algunas ciudades algo casi imposible,

Con esta medida Pekín ha creado un máximo de emisiones que podrá tener un vehículo para poder venderse. Algo que ha supuesto el final anticipado de la producción de nada menos que 553 modelos diferentes.

En esta lista podemos encontrar algunos producidos por empresas conjuntas entre marcas chinas y europeas o americanas, como el  FAW VW-Audi, Beijing-Benz o Shanghai-GM Chevrolet. Nombres irreconocibles para nosotros pero que llevan en su denominación alas grandes firmas occidentales que han llevado su tecnología más amortizada y menos eficiente a China para seguir vendiendo motores, incluso a pesar de que en Europa su uso está totalmente prohibido precisamente por sus elevadas cifras de contaminación.

Este es el primer aviso por parte de un gobierno chino que está dispuesto a poner fin a la barra libre de contaminación en sus carreteras, y que en 2019 pondrá en marcha una serie de cuotas de ventas que obligará a las marcas a alcanzar un determinado número de ventas cada año de coches híbridos y eléctricos. Una medida que se irá acelerando en sus exigencias cada año.

De forma paralela también se está poniendo freno a la contaminación procedente de centrales térmicas de carbón, apostando cada vez más por las energías renovables y otras fuentes, como la nuclear. Una política que quiere que el cambio que se está produciendo hacia los coches eléctricos permita mejorar todavía más las cifras de emisiones contaminantes.

Y precisamente en el otro lado de la balanza están los coches eléctricos. Desde el gobierno se quiere apoyar fin firmeza su expansión, y de esa manera hace unos días han confirmado la extensión de las ayudas que este tipo de vehículos puede recibir, y que estarán disponibles hasta 2020. De esa forma desde Pekín se cortan los rumores que indicaban se terminarían antes de lo esperado debido a su alto coste económico.

Esto ha llevado a que a falta de saber las cifras de diciembre, hasta noviembre los números se hayan disparado respecto al pasado año con un total de 609.000 unidades en los primeros once meses del año, con un aumento interanual del 51,4 %. Algo que todo indica que se quedará pequeño en este recién estrenado 2018.

Relacionadas

Vía | Reuters



tienda cargador coche eléctrico
Compártelo:

19 comentarios en “China prohibe la producción de 553 coches con motor de combustión por las emisiones. Es la hora de los eléctricos”

  1. La revolución tiene nombre de China, nos están adelantando por la derecha, por la izquierda y por todos los lados. Estoy seguro de que este gigante asiático va a ser uno de los primeros en librarse de los térmicos.

    Responder
  2. El gran vertedero de térmicos, que Europa se pensaba que iba a ser China, no solo se ha rebelado, sino que además va a marcar la pauta contraria.

    A los jerifaltes de los fabricantes de térmicos, les han dado una coz en el trasero. Me alegro.

    Responder
  3. Toda la razón, pero China empíricamente es un modelo a evitar en occidente… No hay democracia ni libertades políticas. No es un buen ejemplo, salvo algunas cuestiones como la movilidad eléctrica.
    Feliz año 2018.

    Responder
    • jajaj gran comentario, además si China tuviera nuestro modelo político tendríamos a 2 partidos votando a favor, 3 en contra y 3 abstenciones (por ejemplo), no saldría esto adelante y tanto las eléctricas como los que viven del petróleo felices xD todo está relacionado.

      Responder
  4. Y con medidas como esta, China sube otro escalón para que su industria automotriz lidere EL GRAN CAMBIO en la movilidad sostenible, principalmente eléctrica, y sea un referente a nivel mundial.

    ¡¡¡A correr insensatos y viejos fabricantes!!!

    Responder
  5. Beijin-benz…..

    O como untarse a si mismos el culo con vaselina pisando suelo chino para despues dejar a los chinos campando a su aire por europa.

    Que poco orgullo…. Visto está quienes a dia de hoy solo miran por sus cuentas bancarias y quien tiene un orgulloso proyecto de futuro.

    Responder
  6. Esto es para quitarse el sombrero.

    Así se hacen las cosas , con determinación.
    Te metes tus asquerosos contaminantes donde te quepan que aquí tiramos hacia el lado contrario.

    Aquí en Europa pasará igual , algunos países irán a la cabeza en cuanto a movilidad eléctrica , en otros seguiremos con lo que los demás no quieren.

    Responder
  7. Creo profundamente en la democracia y sus valores, pero muchos abusan de sus libertades y privilegios, esto queda claro en este articulo en especial en términos o conceptos tecnológicos. El doble estándar y la impunidad legal y penal que algunos aprovechan, posibilitan muchas de las grandes injusticia de la humanidad. En términos absolutos seguimos en la era de piedra mentalmente hablando, el mas fuerte se come al mas débil, nada diferente a la mentalidad del Tirano-saurio Rex. Se sito:

    FAW VW-Audi, Beijing-Benz o Shanghai-GM Chevrolet. Nombres irreconocibles para nosotros pero que llevan en su denominación alas grandes firmas occidentales que han llevado su tecnología más amortizada y menos eficiente a China para seguir vendiendo motores, incluso a pesar de que en Europa su uso está totalmente prohibido precisamente por sus elevadas cifras de contaminación.

    Responder
  8. Cualquier sistema político bien llevado y con honrradez puede ser excelente. Lo que daña es el comportamiento de quien toma las decisiones y sobre todo la ignorancia, pasividad y condescendencia del pueblo ante las malas actitudes de las altas esferas.
    Esto que sirva de ejemplo de lo que hacen las grandes firmas si se les permite. Y son TODAS, constructoras, tecnológicas, banca… TODAS.

    Responder
    • Francesc, condescendencia del pueblo? . El pueblo que puede hacer salvo votar cada 4 años o cada año como en Cataluña, sobre unas listas cerradas que no podemos modificar y unos políticos corruptos que para llegar donde han llegado han tenido que tragar sapos y culebras desde jovencitos. Encima el voto en blanco no computa a efectos de escaños vacíos. ¿Cuál es el poder del pueblo en la actualidad?.

      Responder
  9. Si en España tuvieramos algun politico honesto intentarían imitar a China, Noruega o otros países que ven en los coches eléctricos y la movilidad eléctrica una salida a la dependencia de un petróleo que no producimos ni en un 1% sobre nuestro consumo. Tenemos las manos atadas, el dia que llegue la próxima crisis del petróleo seremos rehenes de dictaduras y monarquias corruptas, que nos venderan las sobras de su petróleo al precio que quieran. Si nos cortan el grifo del petróleo, o lo disminuyen un 20 o 30 % somos un país casi sin futuro económicamente hablando. Solo por eso ya deberían de tomar medidas nuestros gobernantes.
    El coche eléctrico tiene muchas ventajas sobre los térmicos, pero aunque los gobiernos de turno no crean en ellas, deberían de tomar decisiones que nos den cierta independencia energética, no como el fiasco de la plataforma Castor, miles de millones de € tirados y aun sigues dependiendo del gas de países que te pueden exigir a cambio lo que ellos quieran.
    Sol, viento, mares y ríos tenemos de sobra en España para no tener que depender de nadie, pero parece que eso no es negocio para algunos.

    Responder
  10. No hace falta ser honesto para darse cuenta que el mercado de vehículos eléctricos va a ser el gran negocio del siglo 21. España podría liderar muchas tecnologías y lo penoso es que «la industria» no se de cuenta de la gran oportunidad que pierde, el capital no sabe de corazón ni razón pero si de rentabilizar su inversión y el capital ansia mas capital y en esto hay mucho negocio. Que pena que en Europa llevamos décadas mirándonos el ombligo.

    Responder

Deja un comentario