Hyunday Hyunday
Renault apuntala el programa de coches eléctricos, y buscará atraer a los clientes de Volkswagen

El nuevo jefe de Renault apuntala el programa de coches eléctricos, y buscará atraer a los clientes de Volkswagen


Ayer por la tarde el nuevo presidente de Renault, el italiano Luca de Meo, ha realizado una importante presentación en un viejo hangar a las afueras de París. El escenario tenía un gran componente simbólico ya que a pesar de su aspecto estropeado, se trataba del primer hangar para aeronaves del mundo. Un ambiente desde donde ha presentado su estrategia de cara a los próximos años donde el coche eléctrico tendrá un papel fundamental.

Advertisement Advertisement

Según el directivo, la clave de sus nuevos lanzamientos será la nueva plataforma CMF-EV, que marcará un antes y un después dentro del grupo. Una plataforma modular y dedicada sobre la que Renault y Nissan «construirán toda una familia de coches eléctricos».

El Renault Mégane eVision será uno de los primeros. Una propuesta que para el directivo supone un ejemplo de la nueva dirección que tomará el programa de coches eléctricos, que explorará con más fuerza el segmento C, buscando a un cliente de clase media. Un modelo al que ha catalogado directamente como competidor de las propuestas de Volkswagen, y que de Meo ha confirmado que llegará en el segundo semestre de 2021 al mercado.

También ha confirmado el lanzamiento de un segundo modelo, del que no ha dado pistas, pero todo hace indicar que será un SUV compacto de unos 4.6 metros de largo que tendría como objetivo situarse dentro del segmento de los Volkswagen ID.4, Nissan Ariya y compañía, y que a falta de confirmación oficial todo hace indicar que montará sistemas de tracción total, baterías de entre 63 y 87 kWh brutos y contará con autonomías de hasta 500 kilómetros. Un SUV que no llegará hasta 2022.

Una estrategia que buscará el margen de beneficio más que el volumen, y donde hay mucho todavía por decidir como saber si el nuevo Megane eléctrico, que recordamos contará con baterías de entre 40 y 60 kWh, será el sustituto natural del ZOE, que podría dejar de ser fabricado para dejar en manos del Twingo ZE el segmento de acceso, y en las de Dacia la de ofrecer una alternativa de bajo coste y también para los sistemas de car sharing con el Spring.

Fabricación de baterías

En la presentación también ha tenido tiempo para tratar el tema de la producción de baterías. Un aspecto que hasta ahora el fabricante galo había dejado en manos de sus suministradores asiáticos, pero que ahora a la vista de los problemas de algunas marcas para hacerse con el volumen necesario están moviéndose para diversificar.

De esa forma la idea sería integrarse en el consorcio auspiciado por Francia y Alemania, donde ya están nombres como el Grupo PSA (Peugeot, Citroën, Opel, DS) además de Saft, la división de baterías del gigante petrolero francés Total, que están levantando dos grandes fábricas de baterías, una en suelo francés y otra en alemán, y donde Renault entrará empujado por el gobierno galo que busca reforzar a sus marcas de cara a las nuevas generaciones de coches eléctricos.

Unas baterías donde además habrá un componente de I+D, donde se trabaja en nuevas tecnologías como el electrolito sólido, donde Renault ha mostrado gran interés debido al enorme potencial que hay detrás de una de las tecnologías más prometedoras del momento.

Fuente | Handelsblatt

Relacionadas

Renault Mégane eVision: un compacto eléctrico con 450 kilómetros de autonomía que llegará en 2021 para competir contra el Volkswagen ID.3Nuevos detalles del Renault Megane eléctrico: se comercializará con dos baterías de 40 kWh y 60 kWh
¿Se adelantará Renault a Tesla en el uso de baterías estructurales?Dacia Spring: 225 kilómetros de autonomía para el primer coche eléctrico low-cost de Europa



Compártelo:

9 comentarios en «El nuevo jefe de Renault apuntala el programa de coches eléctricos, y buscará atraer a los clientes de Volkswagen»

  1. El Zoe, mal les pese a algunos de este foro, es un modelo pionero en la movilidad electrica, al igual que el Leaf y los Tesla. Me sabria mal su desaparicion sobre todo porqué es un coche muy valido.

    Responder
    • El problema es el siguiente con el ZOE podrían haberlo aumentado considerablemente pasando de cuatro metros a algo mas largo como el antiguo Captur o al nuevo, el conflicto sería el visual.

      Entonces han preferido coger este eVision, ponerle ruedas, ensancharlo para que parezca un Renault del segmento C pero quitando ajustando al mínimo llegando a los 4,21, el precio es donde esta el truco, posiblemente podrían venderlo por 10.000 € que el actual Captur pero lo que van hacerlo es que al ser un segmento C a partir mas de 15.000 € que el actual Mégane, como hace el ID.3, vendiendo el modelo intermedio donde van a sacar mas pasta.

      Pero es curioso que digan buscando a un cliente de clase media que con el actual Megane lo consiguen solamente es cuestión de precio, ya que ese es el segmento, una berlina.. que mas o menos lo que este modelo es un crossover algo mas intermedio.

      De todas maneras espero que el modelo de producción sea mas coherentes con las llantas porque madre mia pero claro lo que harán es como el Scenic que podría ser bajo pero lo que hicieron es ponerle unas ruedas adhoc que luego cambiarlas te va hacer gracia.

      Responder
  2. El sustituto del Zoe sería el Twingo ZE que supo yo que será más que una adaptación. Hay que recordar que el Zoe es una adaptación del Clio.

    Responder
  3. La clave del artículo está en «Una estrategia que buscará el margen de beneficio más que el volumen».

    Traducción: coches caros

    Responder

Deja un comentario