Así funciona el sistema anti-badenes Smart-Lift del Porsche Taycan 4S (Vídeo)

Durante las pruebas a bordo del Porsche Taycan 4S hemos podido comprobar lo bajo que es este vehículo, a la hora de enfrentarse al día a día de cualquier ciudad y población del territorio nacional. La proliferación de badenes, pasos de cebra elevados y otros elementos que tratan de limitar la velocidad en las calles, que desde hace años proliferan a lo largo y ancho de la península, son un enemigo de la berlina deportiva alemana.

Para sortear estas barreras arquitectónicas tan comunes, y superar los accesos a las rampas de aparcamiento más empinadas, Porsche ha dotado su primer coche eléctrico de un sistema que aprovecha al máximo el sistema de suspensión neumática del Taycan.

Gracias al conocido como Smart Lift, el automóvil puede elevar su altura respecto al suelo para evitar que los bajos del vehículo rocen contra el suelo ante las ‘protuberancias’ de la vía, o bien podamos afrontar una pendiente angulosa de la rampa de acceso a un parking o garaje.

El Porsche Taycan 4S va pegado al suelo, incluso en su posición más alta, por este motivo es fácil rozar el faldón delantero al mínimo despiste, al igual que otras partes más sensibles de los bajos.

Sistema activo vía GPS

Con el fin de prevenir problemas el Taycan cuenta de un sistema que eleva la altura del coche, según los requisitos del conductor con pulsar un botón tras desplegar un menú concreto.

Pero la mejor ventaja del Taycan es que el sistema de posicionamiento global GPS, le permite recordar el punto concreto donde es necesario pasar por encima de un obstáculo.

De esta manera, cada vez que el usuario pulsa el botón de elevación del coche eléctrico, en la pantalla principal aparece un menú que nos pregunta si queremos recordar ese punto concreto.

Si contestamos afirmativamente, el Porsche Taycan recordará ese punto, por lo que cuando nos aproximemos a este en cualquier momento posterior, automáticamente la suspensión neumática elevara la carrocería evitando potenciales daños a los bajos del vehículo.

Gracias a esta función, cada vez que lleguemos a un acceso a un parking complicado no tendremos que recordar o buscar el menú de la suspensión, o pulsar el botón de acceso directo situado a la derecha del cuadro de instrumentos. El coche sabe en todo momento dónde estamos y eleva la suspensión para prevenir daños.

En FCE, hemos querido probar esta función en una serie de pasos de peatones que parecen más un puerto de montaña, que un paso de cebra tradicional.

Vídeo del sistema Smart Lift en acción

Pruebas FCE

Compártelo: