¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Alpine estudia lanzar un deportivo con motor de hidrógeno. ¿Es viable esta tecnología?

El Grupo Renault tiene grandes planes de futuro para Alpine, su firma deportiva. Su gama, que en la actualidad está formada por el biplaza A110, se expandirá en los próximos años para cubrir una mayor variedad de categorías. Además, su oferta pasará a ser exclusivamente eléctrica a partir de 2026… aunque más adelante podría volver a los motores de combustión interna.

Luca de Meo, CEO de la compañía, ha dejado claro que la plataforma APP (Alpine Performance Platform), que sustentará a los nuevos A110, A110 Roadster y A310, será una arquitectura eléctrica. Lo mismo ocurrirá con la AmpR Small del A290 y la AmpR Medium del A390. Entonces, ¿por qué decimos que podría volver a la tecnología térmica en el futuro?

El directivo ha confirmado que la empresa está estudiando ofrecer en paralelo motores de combustión interna alimentados por hidrógeno, una solución que ya está testando en el prototipo Alpenglow Hy4 y que seguramente utilice más adelante en las competiciones de resistencia.

Sin embargo, de Meo ha remarcado que se trata de una posibilidad, por lo que la llegada de un vehículo de estas características a las calles todavía no es definitiva. En caso de hacerlo, se trataría de un desarrollo independiente de su familia eléctrica, pues lo más probable es que este tipo de tren de propulsión no sea compatible con la plataforma APP.

Alpine Alpenglow Hy4

El futuro buque insignia de Alpine podría recuperar la denominación A610

Durante la asamblea general anual del Grupo Renault, Alpine ha mostrado la silueta de sus futuros lanzamientos, entre los que aparentemente se encuentra un modelo inédito: un deportivo más grande que los A110 y A310 cuyas formas recuerdan, salvando las distancias, a las del Alpenglow. Por lo tanto, de recibir luz verde, el automóvil de hidrógeno de Alpine sería un superdeportivo/hiperdeportivo de pequeña tirada, una suerte de buque insignia y escaparate tecnológico.

Más allá de su bajísima eficiencia energética, el principal problema de esta tecnología es que los tanques de combustible de alta presión ocupan un espacio considerable, motivo por el que Alpine está trabajando en el uso de hidrógeno líquido, una solución que también está investigando Toyota y que permitiría reducir el tamaño de los depósitos. Eso sí, para licuar el hidrógeno hay que enfriarlo a una temperatura de -252,87º C.

Dado que Alpine ha recuperado las clásicas denominaciones A110 y A310 para bautizar a sus deportivos eléctricos, no sería de extrañar que su futuro tope de gama reutilizara el nombre A610.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame