¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Recorre 2.400 kilómetros con el BYD Seal 06 DM-i. Un híbrido enchufable de récord

Esta semana BYD ha presentado la quinta generación de su sistema híbrido enchufable. Una tecnología que llega con un importante salto adelante en cuanto a eficiencia del conjunto, que permite lograr cifras homologadas muy llamativas. La pregunta es cómo se comportarán estos modelos en el mundo real. Algo que un youtuber chino ha tenido la oportunidad de comprobar, con un resultado más que llamativo.

Los protagonistas han podido probar una unidad del BYD Seal 06 DM-i. Una berlina híbrida enchufable que monta el sistema híbrido de nueva generación DM5.0 +, equipado con un conjunto que combina un motor gasolina atmosférico de 1,5 litros y un motor eléctrico, todo con una potencia máxima de 120 kW.

La versión probada es la más económica, que lleva una pequeña batería de 10,08 kWh, que le proporcionan una autonomía eléctrica de 80 km bajo el ciclo CLTC y un consumo medio de 3,8 l/100 km, en un modelo que como recordamos, tiene un precio de apenas 99.800 yuanes, o 12.662 euros al cambio en China.

Prueba de autonomía BYD Seal 06 DM-i

El presentador ha realizado un viaje con un acompañante en el que han recorrido la distancia que separa la fábrica de BYD en Xi’An hasta Changchun, un viaje de aproximadamente 2.100 km, y hacerlo con una carga de la batería, los 10 kWh, y los 65 litros que lleva su depósito de gasolina.

Para dar más veracidad al test, se procedió al sellado tanto de la toma de carga como del depósito de gasolina, para mostrar que todo el recorrido se había hecho sin cargar ni parar a repostar.

El interior estaba configurado a 23 grados, con el climatizador en modo automático, el frenado regenerativo en modo estándar, y han llevado todo el rato el modo de conducción «Eco».

El recorrido se ha completado en varios días, y desde el principio los conductores han quedado impresionados por el excelente rendimiento del coche. 

En la primera jornada han recorrido 515 kilómetros, pero la autonomía disponible entre el sistema eléctrico+gasolina apenas bajó 318 kilómetros. El segundo día, los dos condujeron desde Changzhi a Cangzhou, una ruta que era principalmente de perfil de bajada que les permitió recuperar parte de la autonomía, reduciendo de forma importante el uso del sistema gasolina.

El tercer día ha sido algo más duro, con unas condiciones climatológicas más complejas con un fuerte viento de cara y un tráfico intenso en la autopista, lo que afectó un poco el consumo.

Finalmente, los protagonistas llegaron a Changchun, donde la pantalla de información indicaba que solo les quedaban 7 km de autonomía eléctrica y no tenía autonomía de combustible, pero los ingenieros de BYD dijeron que en estas circunstancias podrían continuar otros 100 o 150 km.

Entonces continuaron su recorrido hasta que el coche se detuvo por completo, momento en el que el marcador mostraba que había todavía un 4% de batería, y que en total habían recorrido nada menos que 2.400 kilómetros, con un consumo medio de apenas 2.4 litros a los 100 km.

Por supuesto, estas pruebas pueden variar de una forma importante según el estilo de conducción, la climatología, el perfil del mismo. Pero lo que si está claro es que el resultado es igualmente impresionante incluso con un estilo de conducción extremadamente eficiente.

Y es que hablamos de 2.400 km recorridos con la versión más económica de la gama, en un modelo que , en China, cuesta menos que un pequeño urbano gasolina en Europa. E incluso reduciendo un 50% la distancia lograda, seguiría siendo una cifra impresionante para el conjunto.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame