¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Y ahora qué? La hoja de ruta a seguir tras los nuevos aranceles en Europa a los coches eléctricos chinos

El pasado 12 de junio la Comisión Europea facilitó los primeros resultados de su investigación contra los coches eléctricos fabricados en China y su importación a nuestra región. Esto dio lugar al anuncio de nuevos aranceles (de entre el 17,4 y el 38,1%, adicionales al 10% ya existente) a todas las marcas chinas y a las europeas que traen a Europa sus vehículos cien por cien eléctricos.

Desde entonces, se han sucedido multitud de reacciones y declaraciones de todas las partes implicadas, tanto a favor como en contra, de lo que parece el inicio de una guerra comercial entre Europa y China con el coche eléctrico como excusa. Estos aranceles, provisionales por el momento, deberían hacerse efectivos el próximo 4 de julio.

Sin embargo, los pasos a dar por ambas partes todavía están por definirse y la investigación que determinó que las marcas chinas están recibiendo subsidios injustos todavía no ha finalizado. Esta es la hoja de ruta que deberían seguir los protagonistas en los próximos meses.

Sigue la batalla comercial entre la UE y el gobierno chino.

Los siguientes pasos en la investigación de la UE

Hay que tener en cuenta diferentes elementos clave en esta investigación llevada a cabo por la Comisión Europea. Lo primero, que estos derechos provisionales se pueden imponer dentro de los nueve meses seguidos al inicio de la investigación, lo que nos deja la fecha antes mencionada del 4 de julio como fecha tope.

Estos aranceles provisionales, a partir de ese momento, se pueden aplicar durante un máximo de cuatro meses. Esto nos deja otra fecha para señalar en el calendario en color rojo: el 3 de noviembre, fecha límite en la que se decidirá si se imponen aranceles definitivos, conocidos como derechos definitivos.

No obstante, la Comisión Europea y China han iniciado ya conversaciones para intentar llegar a algún tipo de acuerdo intermedio y para rebajar tensiones. Esto podría significar la rebaja de las pretensiones arancelarias, aunque normalmente los aranceles definitivos suelen ser inferiores a los provisionales.

Un informe indica que China ha inyectado 215.000 millones de euros a sus fabricantes de coches eléctricos

Aun así, hay que tener en cuenta algunos detalles importantes de los aranceles provisionales: estos solo se cobrarán si al final de la investigación se imponen los derechos definitivos, exigiendo en estos casos una garantía bancaria a los importadores. Si los aranceles finales son inferiores o no se terminan aplicando, los provisionales se ajustan a la baja; además, estos pueden aplicarse con efecto retroactivo durante un máximo de 90 días, por lo que se podrían reclamar pagos adicionales a los fabricantes desde principios del mes de abril.

La primera fecha a mirar en el calendario, como dijimos antes, es el 4 de julio, momento en el que la Comisión Europea publicará el documento con los detalles de la investigación en curso y unas primeras conclusiones. Será en el diario oficial de la Unión Europea y los aranceles provisionales empiezan a aplicarse a partir del día siguiente.

Por su parte, todas las partes interesadas tienen hasta el 18 de julio para discutir y negociar, algo que ya está sucediendo en los últimos días. Muchos de los fabricantes de coches eléctricos en China pedirán, como Tesla, tener un arancel independiente, algo que sí ha sucedido con BYD (17,4%), Geely (20%) y SAIC (38,1%). En el caso de la compañía de Elon Musk, buscarán ajustarse a una cifra inferior al 21% a la tasa promedio a la que está asignada por haber colaborado en la investigación.

Europa y China siguen en conversaciones al hilo de los aranceles provisionales a los coches eléctricos.

Más detalles a tener en cuenta: los países miembros podrían bloquear esta medida si una mayoría cualificada de los 27 miembros de la UE (15 como mínimo) se opone. Recordemos que países como Alemania ya se han expresado públicamente en contra, teniendo en cuenta la importancia del mercado chino para sus marcas y el temor a posibles represalias.

¿Qué sucederá después de los aranceles definitivos?

Si en noviembre la Comisión no da marcha atrás, se impondrán derechos definitivos que, normalmente, se aplicarían durante cinco años. No obstante, las empresas pueden solicitar una «revisión acelerada», la cual podría durar un máximo de nueve meses. Incluso la propia Comisión puede llevar a cabo una «revisión provisional» un año después si las medidas ya no son necesarias… o si han sido insuficientes.

Y ojo, porque la Comisión Europea puede revisar también si los fabricantes chinos están evadiendo derechos mediante la exportación de piezas hacia Europa para poder ensamblarlas aquí. La UE, en este caso, lo considera si el 60% o más del valor de las piezas se importan desde el país sujeto a aranceles o si el valor agregado en el ensamblaje no supera el 25%. Algo que podría afectar a la situación de Chery con sus marcas OMODA y JAECOO en el corto plazo en Barcelona, Stellantis con Leapmotor en Polonia, etc.

China intenta seducir a los fabricantes alemanes para evitar los aranceles a sus coches eléctricos

Las empresas chinas podrán, si así lo consideran, impugnar cualquier decisión europea ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas e incluso ante la Organización Mundial del Comercio. No obstante, las marcas podrían ir por el camino del medio y comprometerse a vender sus coches eléctricos a un precio mínimo que se considere superior, algo parecido a lo que sucedió hace una década con los paneles solares, aunque esto parece más complicado en el caso de los vehículos.

Fuente | Reuters

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame