¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

En China hay más de 100 marcas de coches, pero solo estas 2 ganan dinero gracias a sus coches eléctricos

Las marcas chinas y sus coches eléctricos están en boca de todos desde hace varios años. A día de hoy, en el gigante mercado chino se matriculan más del 60% de los coches enchufables vendidos a nivel mundial (eléctricos y PHEV incluidos) lo hacen en China. Los fabricantes chinos están ahora en plena expansión hacia otros mercados, como por ejemplo el europeo, donde han visto una gran oportunidad para hacerse notar, a pesar de últimos los aranceles provisionales impuestos por la UE.

En China llegan más de una década haciendo un trabajo de base para impulsar la producción y venta de coches eléctricos, y eso se está notando ahora. No obstante, el mercado automovilístico vive ahora una burbuja que, como sucede siempre, puede estallar en cualquier momento.

Y es que según GlobalData, en 2023 se contaban hasta 150 marcas de coches diferentes en el mercado chino: 97 eran locales, 43 eran conjuntas y el resto extranjeras. Ya lo vienen advirtiendo los expertos, y es que la creciente cifra de fabricantes en el mercado de coches eléctricos va a provocar que, en un futuro no muy lejano, solo sobrevivan los más fuertes.

BYD es una de las pocas marcas chinas de coches eléctricos con beneficios.

Esta idea se alinea a la perfección con lo que dijo el presidente de la Asociación China de Empresas Cotizadas, Song Shiping, en un discurso reciente: y es que tan solo dos fabricantes de coches de nueva energía están actualmente teniendo beneficios: BYD y Li Auto.

La primera es de sobra conocida por todos: BYD es el fabricante número 1 de coches enchufables a nivel mundial. Li Auto, por su parte, es una marca mucho más joven, del 2015, que está creciendo poco a poco con modelos caracterizados por llevar detrás un gran trabajo de aerodinámica y de capacidad de recarga ultrarrápida.

El resto de fabricantes chinos, o bien están en una situación pesimista, o bien compensan las pérdidas con la fabricación en paralelo de vehículos con motor de combustión. Un claro ejemplo de ello en Europa es MG, el fabricante chino que más vende en nuestra región, pero a costa de tener en su gama vehículos térmicos, híbridos y, cómo no, 100% eléctricos.

«Pero si no fabricamos coches eléctricos, no tendremos futuro. Ese es el dilema del innovador», afirma Song. En el caso de la gran mayoría de fabricantes chinos, han priorizado el ganar cuota de mercado en lugar de obtener beneficios. Los que venden también aquellos con motor térmico, sus beneficios se ven compensados, pero los que solo producen coches eléctricos, la situación es más complicada al no contar con esa otra fuente de beneficios.

Li Auto Mega.

Los expertos aseguran que esta situación también se está produciendo entre las empresas proveedoras de componentes, que se están viendo obligados a vender a precios inferiores al coste para intentar ganar volumen en el mercado.

Opinión

Un detalle final para la reflexión tiene que ver con los aranceles provisionales impuestos en la UE, a razón de la investigación contra los subsidios que consideran injustos en la producción de coches eléctricos en China que luego llegan más baratos a Europa. ¿Están justificados estos aranceles sabiendo esta circunstancia?

La Comisión Europea se defiende diciendo que las marcas chinas reciben ayudas infladas del gobierno chino para luego vender coches eléctricos más baratos, una práctica que al llegar a Europa la consideran de competencia desleal. Teniendo en cuenta que prácticamente todas las marcas chinas presentan pérdidas en sus cuentas, sería esto un indicio de que los nuevos aranceles estarían más que justificados al considerar que estos vehículos no se venden a un precio real.

Mucho quejarse de las marcas chinas, pero los gobiernos de la UE ansían sus nuevas fábricas de coches eléctricos en Europa

Sirvan de ejemplo marcas como NIO, que aumentaron sus ventas en casi un 13% el año pasado, pero cuyas pérdidas aumentaron también un 45%, perdiendo por cada coche eléctrico unos 12.700 euros. Xpeng, por su parte, vieron incrementados sus ingresos, pero también las pérdidas.

Fuente | CarNewsChina

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame