Hoy se puede confirmar un nuevo ridículo del programa de ayudas al coche eléctrico en España: actualizado

Hoy 14 de julio termina el plazo para la activación por parte de las administraciones autonómicas del Plan MOVES III. El proyecto de ayudas a la compra de coches eléctricos en España que ha llegado con mucha ambición, 400 millones de presupuesto y una extensión más allá de 2022, pero que salvo sorpresa de última hora, volverá a fracasar por culpa del fallido formato burocrático.

La cuestión es que a estas horas solo seis autonomías han publicado en el Boletín Oficial de la comunidad la puesta en marcha de este programa. Son: Andalucía, Baleares, Canarias, Castilla la Mancha, Castilla y León, Castilla la Mancha, Com. Valenciana y País Vasco. El resto o lo dejan para el último momento, o no podrán acceder a esta edición.

De confirmarse esto, de nuevo se pondría sobre la mesa el enorme fracaso del sistema de ayudas al coche eléctrico en España. Un sistema totalmente desastroso que está provocando que España pierda el tren no solo de las ventas, sino de toda la industria que le rodea y que se ve favorecido por una mayor implantación. 

Y es que si no hay coches en las calles, no hay el impacto en el círculo familiar y de amistades de cada vehículo. Sin duda la mejor campaña publicitaria. Tampoco se entienden las redes de recarga, con grandes limitaciones a la hora de rentabilizar sus inversiones incluso a largo plazo.

Pero incluso las inversiones de algunos sectores se ven frenados por la falta de implantación del coche eléctrico. Algo que hace unas semanas ha puesto sobre la mesa el propio presidente de SEAT

MOVES, un formato fallido

Cuota de ventas de coches eléctricos en 2020

La cuestión es que el actual formato ha nacido muerto. Un sistema altamente burocratizado y lento, que debe pasar varias administraciones hasta llegar al cliente final. Algo que tiene como consecuencia principal que las rentas medias y bajas no puedan acceder a los coches al tener que abonar el 100% del valor del vehículo, y luego esperar pacientemente a que el gobierno le ingrese el dinero en su cuenta. Y eso si sucede, ya que son muchos los lectores que nos han escrito indicándonos que todavía a día de hoy están esperando la ayuda del pasado año. Un completo desastre que parece diseñado para frenar al coche eléctrico.

El resultado salta a la vista. España se ha colocado en el vagón de cola en implantación del coche eléctrico en Europa. En 2020 entre eléctricos puros e híbridos enchufables hemos llegado al 4.8%. Un a cifra muy lejana respecto a las grandes potencias en cuota de ventas, pero incluso muy por debajo de otros mercados como Alemania, 13.5%, Francia, 11.2%, pero también de otros que desmontan la cuestión del mayor poder adquisitivo como el 13.5% logrado por Portugal. Una cifras por actualizar en 2021 donde todo indica que incluso habrá más diferencia con una España que se queda descolgada.

Moves III. ¿Y ahora qué?

La pregunta es qué pasará con aquellas comunidades que no hayan activado el programa de ayudas hoy. La respuesta es que en principio podrán hacerlo más tarde, aunque su puesta en marcha también se retrasará algo. La pregunta ahora es saber cuánto. Algo fundamental para muchos que están preparando su compra y a la expectativa de la puesta en marcha de las ayudas.

Un nuevo ejemplo de que en España el formato de ayudas directas no es efectivo precisamente por la falta de eficiencia del sistema que se ha convertido en un verdadero freno de la implantación del coche eléctrico. Un sistema burocrático y poco efectivo que necesitaría una profunda revisión, pero sobre todo la puesta en marcha de una alternativa donde la administración pública no sea un obstáculo, como la reducción impositiva con un IVA más bajo durante unos años.

Un formato menos equitativo impositivamente que el actual, donde el que más gana tiene que devolver más cantidad de la ayuda, pero que como vemos en la práctica supone que en España el que más gana puede compararse el coche, y el que menos simplemente no puede comprarlo con o sin ayudas.

Relacionadas

Fuente | idae

Compártelo: